domingo, 27 de febrero de 2011

Hawaii


Noche de Oscars, bueno igual me quedo dormido con el pinganillo en la oreja y entresueños voy paseando por la alfombra roja felicitando a los ganadores, puede que a las siete cuando toquen diana todavía no hayan dado los premios gordos...
Nada, no me interesa demasiado el tema, en serio lo digo, pero si que me gustan este tipo de retransmisiones donde mucha peña que sabe de esto va contando anécdotas sobre el mundo del cine en general, y suena buena música de las bandas sonoras nominadas, o hacen repasos de la historia en los tiempos muertos…
No pago por ver la tele, de hecho no se ni en que cadena lo dan, así que me conformo con escucharlo por la radio, imaginando lo que acontece entre bambalinas, porque si lo pensamos bien eso es el cine, ¿no?, muchas cosas, sí, pero sobre todo imaginación.


“De aquí a la eternidad” ganó 8 Oscars, que podían haber sido más si hubieran obtenido reconocimiento las otras cinco nominaciones que tuvo (Burt Lancaster y Montgomery Clift peleaban entre ellos y los dos se quedaron injustamente sin premio), tampoco se lo dieron a Deborah Kerr, ni al vestuario, ni a la música…
Ah, la música! La trompeta del soldado raso Prewitt llorando de pena por la muerte de un amigo de los de verdad: el también soldado raso Maggio (Frank Sinatra, que si lo ganó como no podía haber sido de otra manera). Una película inolvidable de Zinnemann, año 1953.-

4 comentarios:

  1. Ese beso en la playa es de antología!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que tanto Deborah Kerr como Burt Lancaster ya eran conscientes, a la hora de rodar esa escena, de que ese beso adultero pasaría a los anales de la historia del cine. No tengo ninguna duda de que así fue. Millones de besos en celuloide, ninguno como ese...
    Me quedé dormido con el pinganillo pero algo iba escuchando, así a bote pronto me alegro mucho por el Oscar de Natalie...

    Buena semana tengan ustedes, Viva Marzzio!!!

    ResponderEliminar
  3. Ha debido de ser la gala más coñazo de la historia. Me quedé dormido bien rápido. La he visto a trozos, y lo único que recuerdo con cierto placer es ver a Kirk Douglas.


    Gran beso, gran película, grandes actores...De aquí a la eternidad. El título le pega bastante ;)

    Un saludo compi

    ResponderEliminar
  4. Pues eso dicen, por lo visto ha sido un truño soporífero y sin grandes sorpresas, al menos ha durado menos de lo habitual. Sí, ya me he enterado del Kirk ligando con las nenas y soltando chistes ácidos. Los viejos y buenos actores que nunca mueren, ya sabes...
    Ya no se hacen pelis como esta, la tengo en los primeras posiciones de muchas listas relacionadas con el cine: Un peliculón, de cabo a rabo!

    Saludos, company!

    ResponderEliminar