viernes, 31 de diciembre de 2010

Testamento vital


                                      F  
                                    E   2
                                    L   0
                                    I    1
                                    Z   1

Sobretodo, pensad que comienza un año nuevo donde todo es posible, hay que saber disfrutar de los buenos momentos que nos traiga, que espero sean muchos, porque cada sonrisa que le arranquemos al calendario será una victoria ante los malos, ¿quienes son los malos?, pues esos tipejos que promueven esas circunstancias adversas que no nos dejan ser felices del todo... pero al final, y no lo olvidéis nunca, siempre somos nosotros mismos, seremos, quienes tengamos la última palabra. Duro con el... y con ellos!!!



"La dama y la muerte" - Javier Recio (2009) - España
· Premio Goya - Mejor corto animación 2009
· Nominado Oscar - Mejor corto animación 2010

lunes, 27 de diciembre de 2010

La pantera negra

Angela Davis, icono progresista de formas femeninas y fondos feministas, la testa afro que las chicas rebeldes de la época colgaban en sus habitaciones al lado de la famosa imagen del Che fotografiada por Korda; otros nombres, casi siempre hombres, nos suenan más como paladines en la lucha antirracista pero pocos concienciaron a las masas como ella, eso sí, desde una postura intelectual de izquierdas, con sus zurdos ideales entregados a la causa del partido comunista de los EEUU.
Nacida y criada en Alabama, uno de los estados más racistas del país a la vez que uno de los rincones más devastados por aquellos papanatas tocados con capirote del Ku Klux Klan, trabajó de cualquier cosa para costearse los estudios y largarse de “excursión metafísica” a Europa ( París, Londres, Helsinki… y el Berlín de antes de la caída del muro) en un viaje de iniciación personal que la llevó a conocer en profundidad la diversidad del pensamiento existencialista libertario… después de un tiempo regresó a casa para continuar en la trinchera activista de los sin palabra, de los sin nombre, en defensa de la voz quejumbrosa del populacho, del derecho de las mujeres en las sociedades modernas y en contra del senador Mac Carthy y su censura a la libertad de expresión, de la criminal guerra del Vietnam y tantos otros desbarajustes de la historia durante muchos años de protesta activista y pacífica…
Lo intentó en política, angelito negro preObama, y pagó su osadía con una temporada en chirona después de verse involucrada en un turbio asunto, a su salida se encontró con la prohibición absoluta del entonces gobernador de California, un tal Ronald Reagan que después acabaría okupando la Casa Blanca, de permitirle impartir clases en ningún estado, intentando relegar al olvido a cualquiera que disintiera del entonces capitalismo brutal y global que empezaba a construirse desde la todopoderosa América, la del norte claro… Finalmente, y con la ayuda de la presión popular, pudo empezar a ejercer como profesora de filosofía en la universidad, creo que llegó a catedrática y que sigue en activo, aunque no estoy seguro de ello, actualmente tiene 66 años y como ahora dicen que nos van a joder hasta los 70 para jubilarse en cualquier curro, pues no se, pero de lo que si estoy seguro es que debe ser todo un placer escucharla y aprender de la materia que imparte con conocimiento de causa…
(En la foto de la derecha con Jean Genet).
John Lennon le dedicó una canción (junto a Yoko Ono, bastante floja por cierto), también Pablo Milanés escribió otra para ella (curiosa canción, por supuesto y como comunista convencida, Angela tenía su opinión sobre Cuba…), y esta “Sweet Black Angel” que sus satánicas majestades incluyeron en aquel discazo de 1972: “Exile on Main Street”.-

jueves, 23 de diciembre de 2010

Mientras morimos

Más que una novela, un relato corto, que se lee de una volada o casi, perdido en la inmensidad del Más Allá, donde todo es posible, incluso reencontrarnos con las personas queridas que cierto día traspasaron la frontera de nuestro presente para perdurar en la inmortalidad, que es donde habita el espíritu de los que echamos de menos, aquí y ahora, en este preciso momento…
Aguantando estoicamente la firma de ejemplares de sus incondicionales en la Feria del Libro de Madrid, inicio y final de trayecto de la trama, Maruja sufre un “leve incidente” que la catapulta al otro Barrio, el celestial, pero siempre con mayúscula y en primera persona, donde coincide con sus grandes amigos terrenales Terenci Moix y Manolo Vázquez Montalbán, a partir de aquí todo un delirio de aventuras: El Peter Pan de Barrie y la Alícia de Carroll revolcándose sin tregua en una nube de imaginación que desprende hilitos delirantes de fantasía animada, de ayer y de hoy, alfombras voladoras confeccionadas a mano desarmada en Bagdad, repaso a grandes clásicos de la historia del cine, y encuentro con otros escritores que pululan por la eternidad: Manuel Puig, Cavafis, Capote, Miguel Hernández (que bonita esa sola frase que le dedica)… y hasta el Pérez Reverte si no recuerdo mal, entre otras circunstancias que acontecen…
Todo pasa tan deprisa que apenas nos da tiempo de disfrutar del paisaje, demasiado espacio que sobrevolar en tan poco tiempo para regocijarse en la lectura, a pesar de ese asunto contrarreloj que hay que subsanar en La Tierra: Barcelona en pocas líneas y centrada en el Barrio (el suyo, el de ellos tres, el nuestro también porque justo ahí anida el alma prodigiosa de la city), Madrid retirada en un solo parque, eso sí con un ángel delirante que haría las delicias de Buñuel, Beirut que sigue siendo una ciudad desconocida para quién no ha tenido la oportunidad de que se la presenten, y Alejandría a la mayor gloria de Terenci… que seguro que aplaudió este libro un poquito más fuerte que Manolo, por lo frivolón de algunos pasajes, aunque bien es cierto que también contiene algún momento de seria reflexión introspectiva que en palabras de la autora haría ajustarse a Manolo las gafas con un dedo mientras achinaría los ojillos para deleitarse en su hermosa contundencia, trascendencia:

“Cuando se aparenta lo que no se es, y eso es lo único que los otros creen que eres, y hasta te felicitan por serlo, te vas quedando sin gente cercana con quién compartir el tablón de naufragio”

Premio Nadal 2009, algo que aplaudimos a rabiar todos aquellos a los que nos cae de puta madre esta tía que escribe, Escritora, y que no la conocemos más allá (hostia! Repito término y lo pongo en minúscula!) de su faceta pública pero que nos desprende un calor tan cercano. Personalmente no creo que sea su mejor novela, que además me da a mí que aún está por llegar, pero seguro que es la que necesitaba hacer en ese momento, con una animosidad o sentimiento de orfandad concreto y muy personal, que comparte a cuentagotas con el lector, lo cual se le agradece, y todo aderezado con un arriesgado sentido del humor que provoca media sonrisa irónica, elocuente, auténtica.-

martes, 21 de diciembre de 2010

· Encrucijada ·

“… un mal que los roe por dentro, una gangrena que tal vez se llame vivir.”

Auténtica epopeya costumbrista de un tiempo pasado, que no siempre fue mejor, en un país mutante en su historia y en sus maneras de vivirla, España, que abarca desde los años 30, la guerra civil, y los constantes cambios de gobierno, hasta mediados de los 70, cuando la dictadura de Franco tocaba a su fin y el país empezaba a respirar aires puros de libertad sin la mascarilla de la censura.
Carlos Hondero es el protagonista de este viaje a través de la historia, contado de una manera excepcional por la autora, sincera y contundente, con una prosa deliciosa y unos diálogos brillantes, haciéndonos partícipes de su vida año a año, página a página (más de 500 que vuelan entre los dedos como pájaros asustados), hasta completar una vida donde ocurren tantas cosas que sería absurdo buscar un acontecimiento clave dentro de la trama para poder saquear el nido de su significado, demasiados huevos para incubar y una madre escritora armada con plumas cargadas de fascinante tinta literaria…
Carlos no regenta el absoluto de la trama, más allá de su ascensión social desde el puesto de botones de un banco a la dirección del mismo, ni mucho menos, sino que lo comparte con todas y cada una de las mujeres que migraron por su vida en busca de cálidos paisajes, pasajes, capítulos, cada una de ellas tiene el suyo propio (en mi opinión el gran acierto de esta novela, ya que así conocemos a fondo hasta el más mínimo detalle de sus personalidades, caracteres, formas de lidiar con la ambición del toro poderoso Dios mundano apellidado Hondero... y enamorao de la luna), además desfilan otra serie de personajes imprescindibles para entender el desarrollo de la historia, cerca de 200 creo, pero son ellas y solo ellas quienes guían sus andanzas, y las nuestras a través del cielo cargado de letras: Remedios (la madre que lo parió y lo crió en una Barcelona republicana que resiste altiva la invasión nacional), Estrella (la femme fatale que brilla con la fuerza del deseo sexual no correspondido), Angelina (la viuda del primer jefe de sección, solidaria y sumisa a la hora), Paloma (la fémina que suelta al aire libre sus canas de condición sometida, huele a libertad), Alicia (su primera mujer, madre de su única hija e hija asimismo del jefe supremo de la Banca Salcedo, braguetazo al status social), Victoria (amiga de juventud casada asimismo con su único amigo conocido, Paco Moraldo, un matrimonio “liberal” con muchísimo peso en el desarrollo de la historia), Serena (el amor absoluto, el que siempre se viste de… luto), Carlota (su hija, heredera del imperio que de tan pura supura… ganas de morir), Lolita (el primer amor, el único verdadero, la complicidad, Platón jugando con los sentimientos sin consumar)…
Mercedes Salisachs ganó el premio Planeta en 1975, año clave en la historia de España donde los haya, con esta novela, antes tuvo que escribir otras con pseudónimo, y tiene una larguísima trayectoria como escritora, transita por los 94 años, casi nada. Dicen que nunca es tarde para descubrir algo bueno, en mi caso es el primer libro que leo de ella, no será el último. Delicioso.-

sábado, 18 de diciembre de 2010

· Tururú ·


Esperpento o espanto produce visionar la última película de Alex de la Iglesia (Cruz y Raya en la casa del Señor Director de la Academia del Cine Español).
Tras una curiosota puesta en escena, títulos de crédito incluidos, y unos pocos minutos de interés nacional, la peli gira hacia lo friki juguetón, desafinado y pretenciosamente grandilocuente; lo jodido es cuando los payasos dejan de hacer risa, ni siquiera irónica, y mucho menos de provocar gracia (salvo la escena del General Franco cazando perdices, je!) sobretodo cuando se abusa con tanto descaro de la violencia gratuita… pero a 8 euritos la entrada.
Pastiche refrito engendrado en la monstruosa churrería del cine contemporáneo que además desprende un insoportable hedor a decadencia. Atreverse a este salto mortal con múltiples piruetas, sin red de protección pública o critica, entiendo que debería ser tarea de valientes genios o de idiotas fantasmas motorizados, a riesgo de que el estampado que te puede esperar abajo puede ser de campeo(neo)nato. En este caso: Chaff!!!

lunes, 13 de diciembre de 2010

Enrique Morente (1942-2010)


Tocaba todos los palos del flamenco pero sobre todo tocaba los huevos a los puristas de la música en general, cogía un poema de Federico García Lorca como este, se arrejuntaba con una banda de R&R como Lagartija Nick y se marcaba uno de los mejores discos que se han hecho en este país en mucho tiempo: “Omega”. Y poco más que decir, el tiempo lo pondrá en su lugar. Hasta siempre, Enrique.-


CIUDAD SIN SUEÑO (Nocturno de Brooklyn Bridge)

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.
Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Malditos roedores



Nombre: Hiromi Uehara
Sus labores: Pianista y compositora de jazz
La fueron a parir: Hamamatsu (Japón)
En un día tal como: 26 de marzo de 1979
Edad: 31
Fue a palmarla: -
Presenta en sociedad: “The Tom and Jerry Show”
Yo te bautizo: La gata sobre el tejado de Chick

sábado, 11 de diciembre de 2010

La niña del abrigo rojo

Hay momentos en la historia del cine, también en la historia de la humanidad, que jamás deberían caer en el olvido. Esta escena solo es una de las muchas que salpican esta extraordinaria película rodada íntegramente en un fastuoso blanco y negro: la presencia fantasmal de la niña del abrigo rojo que recorre las calles del gueto de Varsovia 1944 (creo, aunque no estoy seguro) durante la ocupación nazi, solo es una ínfima partícula individual que conforma un conjunto de dolorosa atrocidad, un símbolo de los millones de personas que sufrieron la caótica barbarie de la condición humana y que se refleja en la mirada de Oscar Schindler, que observa desde lo alto de una colina y toma conciencia, justo en ese preciso instante, del lado más oscuro de sentirse vivo, es un momento antológico el que se refleja en los ojos de Liam Neeson, su acompañante, e incluso de los caballos, que también tienen ojos aunque solo sean animales, como nosotros, y se encabritan nerviosos ante tanta desfachatez…


Pasados 30 o 40 minutos de esta escena, que ha quedado gravada en el subconsciente, asistimos impávidos a otro gran momento que desearíamos no haber visto: un carromato lleno de cadáveres apilados atraviesa la pantalla, probablemente con dirección a una fosa común; en lo alto del amasijo de cuerpos mutilados se observa un abrigo rojo coronando la montonera y unas manitas desvalidas que no encontraron asidero de justicia universal donde agarrarse (véase el cartel original del film donde una mano adulta agarra con mano firme, que no dura, una mano infante, que asoma de un abrigo de color… rojo); has visto mucho hasta aquí, verás mucho después, pero esa otra escena va a hacer que vuelvas a verter lágrimas de esas que surgen del alma ancestral, allí donde anidan los sentimientos, lágrimas rojas.-

lunes, 6 de diciembre de 2010

· Descontrol ·

Esta peña gana una media de 600.000 euros al año, aunque los hay machaquillas que llegan a los 900mil haciendo horas extras, y parece ser que quieren ganar un poquillo más, además se jubilan a la respetable edad de 51 años cobrando el 100% del sueldo.
Más que indignante, que también, me parece de juzgado de guardia lo que han hecho, o sea que algún juez debería decretar un castigo ejemplar: sableando sus cuentas corrientes en forma de astronómica multa económica para pagar a los damnificados (todos y cada uno de los que se quedaron en los aeropuertos lo son, en mayor o menor medida, ya que cada una de esas personas tiene su historia particular esperando en destino…), y por supuesto que pasen a engrosar las listas del paro, total no irá de 1200 o así que forman este colectivo que ha paralizado todo un país, ¿Quién sabe?, a lo mejor resulta que se despierta en alguno de ellos una vocación enterrada en el subconsciente solidario, y le encuentra un sentido a la vida, luchando cada mes por llegar a los mil euricos que te permiten sobrevivir en cualquier trabajo, pero es probable que muchos de ellos tengan que agotar la prestación, como mucha gente desesperada por que se abra de una puta vez una ventana de esperanza a su situación particular, a lo mejor encuentran algo y acaban reponiendo yogures en las estanterías de Carrefour por la mitad de lo que pedimos los mortales, o sea 500 eurillos y arreando. Aterrizad como podáis en la deslizante pista del mercado laboral, cabrones!!!