jueves, 18 de noviembre de 2010

Yo confieso

No se cuánto tiempo seguiré paseando por esta calle Blogger, cosas de la vida que van y vienen, como las ganas de escribir, de compartir historietas con vosotros que estáis ahí detrás de la pantalla en vuestras casas, como los amigos virtuales que aparecen y desaparecen por arte de magia, que van y vienen, como el río que nos lleva hasta el infinito y un poco más allá hasta el mar de la incomunicación. Pero hoy por hoy multiplica mañanitas que vendrán y noches que son realidad. Ahora, hace un ratito, me asomo a esta ventana y veo una sorpresa desfilando por la calle, que de momento sigue abierta…en canal emocional.
Un mensajito de hoy mismo de una chica argentina que pasó un día por aquí, y le dio por quedarse un ratillo, en un post que puse recientemente (“Mañicos” – 30/10/2010) uno más de los que pronto criarán malvas en el olvido del ciberespacio (pero no en el mío personal), ha conseguido hacerme sonreír después de una jornada difícil, también llorar y sentirme vivo porque…detesto las cosas fáciles.
Con música del autor de tangos argentino, entre otras muchas cosas, Enrique Santos Discepolo y con letra escrita por el mismo junto a Luis Cesar Amadori, una canción compuesta en el año 1931 del siglo pasado: “Confesión”.

Para vos, Nora. Un beso y muchas gracias por el detallazo.-

4 comentarios:

  1. Por esas cosas que pensaba continuar respondiendo los últimos comentarios en mi blog, veo en el lateral del mismo, donde están “Blogs significativos para mí…” la foto que te había dejado, pero ni por un instante pensé que me iba a encontrar en esta entrada tuya, que me hizo llorar de principio a fin… Desearía que cada una de mis lágrimas cayera sobre las palmas de tus manos y sólo así sabrías que la calidez de esta inmensa emoción que estoy sintiendo, te pertenece, Krust querido.
    Gracias a vos… ay no sé qué escribir, pero sí sé que desde aquí hasta tus hombros hay un abrazo de esta mujer argentina, con todo el respeto que tu persona me merece, si?
    Y ese tango se transformó en un broche de luz en mi corazón…

    Gracias, muchísimas gracias a vos, Krust!

    Petonets en tu alma.

    ResponderEliminar
  2. Como cada mañanita antes de salir a la calle real de la vida enciendo un rato el ordenador mientras tomo el café con leche y miro por la ventana como despunta el nuevo día... viene frío, se intuyen nubes de evolución en el horizonte; pero no importa demasiado cuando transitas por el asfalto con el alma caliente y una sonrisa en el semblante.
    Otra vez, Nora, gracias, vamos a ponerle un broche de alegría a la jornada (hoy sonará muchas veces esta canción en mi interior...). Nos leemos. Buen fin de semana.

    Petonets.-

    ResponderEliminar
  3. Discúlpenme, entrar aquí en este momento es una afrenta a esa magnífica situación que han creado ustedes dos, pero ¿se han fijado en la estampa del Sr. Bumbury y, sobretodo, se han fijado en la letra de esa canción y en su interpretación? ¿Se puede superar eso? A mí me da que no, pero veremos...

    ResponderEliminar
  4. Me alegra mucho que te fijes en esos detalles. También que la peña se sienta cercana y conecte a través de una canción o de lo que sea con los comments...
    Esta versión, teclados y voz, todavía me gusta más, es de sus inicios en solitario, tanto el boliche como el escenario me parecen inmensos en su modestia, por suerte alguien estuvo ahí, en el momento justo, para inmortarizarlo. No la pude poner porque el propitario ha desactivado la solicitud de inserción en youtube...

    http://www.youtube.com/watch?v=VI_b4BSohI4

    Seguimos creciendo, Jordi ;-)

    ResponderEliminar