viernes, 13 de agosto de 2010

· Explotar por vergüenza ·


Esta mujer es Sakineh Mohamadi Ashtiani, ciudadana iraní de la minoría azarí, habla un dialecto turco y apenas entiende el persa, tiene 43 años y es madre de dos hijos. Esta condenada a una muerte inminente por lapidación, ¿cuánto tiempo le queda?, ¿horas, días?, quizá semanas... su delito: adulterio.
Hoy nos llega una última hora de este caso, parece ser que en una entrevista difundida por la televisión estatal, Sakineh ha confesado su complicidad en el asesinato de su marido con lo que su ejecución puede ser inminente y hasta puede que mañana, quizás la semana que viene, despertemos con el asco de volver a ver su rostro en la portada de todos los diarios internacionales con la solución final de su calvario, vamos a llamarlo así, su muerte en directo. Lo que realmente necesita esta mujer, más allá del respaldo político de turno es simplemente ayuda humanitaria. Aún así me niego a creer que lo lleven hasta el final, iluso de mí, pero tiempo al tiempo...
Nadie parece hacer caso al clamor sordo de uno de sus abogados, que afirma que esa declaración ha sido obtenida mediante TORTURA! durante su última confesión. Créanme ustedes si les digo que yo si que me lo creo, valga la penosa redundancia…
El código penal iraní estipula que la aplicación de esta pena, penita, pena, llamada lapidación, parece ser que no tuvieron suficiente con la primera instancia que la condenó a sufrir 99 latigazos por una infidelidad, debe hacerse de la siguiente manera: “Enterrando a la persona sentenciada hasta el pecho, y arrojándole hasta su muerte piedras que no sean tan grandes como para matarle de forma instantánea, ni tan pequeñas que no le causen daño”.
Me asquea lo indecible compartir condición humana, además de planeta Tierra, con gentuza de distinto pelaje, pero creo que estos que ejecutaran esta horrible acción, si nada ni nadie lo evita, se llevan la palma. El que este podrido de pecado mental que tire la primera piedra.-

6 comentarios:

  1. Para mí lo más penoso de todo esto Krust es que haya cientos, quizás miles de verdugos dispuestos a ejecutar la pena. Gentes que aprovechan la circunstancia para sacar lo peor que lleva dentro y arrojar toda su mierda mental en forma de piedras contra esta pobre inocente. Cuando veo historias y acciones de este tipo, el género humano me asquea profundamente.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente, así es. A mí me gusta respetar todas las religiones, pero aquí hablamos de justicia universal, y esto es intolerable. No podemos llenarnos la boca con el término igualdad cuando en el mundo suceden cosas como esta; piensa que a los hombres les está permitido tener un haren propio para cada uno, ¿que cojones pasa aquí?, ¿hablamos de mujeres o de cabras?...
    Si buscamos culpables, empecemos por el presidente del país que da el visto bueno al horror, los jueces que dictan sentencia, y por supuesto esos verdugos que tu comentas, que supongo yo que son los más fundamentalistas, aunque les siente mejor el adjetivo de fanáticos, de la sociedad en ese lugar, o sea: los tontos del pueblo.
    Ya veremos como acaba todo, aunque me temo lo peor...

    Un abrazo, Paco.-

    ResponderEliminar
  3. Es espantoso, sigo este caso desde que salió a la luz pública e ilusa de mí, también busco a menudo nuevas informaciones con la esperanza de que la hayan liberado, de que finalmente su calvario tenga un final feliz. Cuando he leído tu artículo, la parte de su confesión, he pensado que seguro la han obligado a mentir...¡cuantas injusticias! Y después de ella lo triste es que vendrán otras...¿cuando se acabará?

    ResponderEliminar
  4. Leyendo el periódico esta mañana, no he encontrado ni un cuadradito pequeño con alguna novedad. Me la imagino encerrada en su celda, mirando por la ventana quizás, ganándole un día a la vida, cuando simplemente debería estar viviendo con su historia particular acercándose un día más a la muerte de forma natural...

    Es muy triste, sí.-

    ResponderEliminar
  5. Angi Ses Salines15/8/10 0:43

    La història, que no és nova, m'ha colpit de nou. Un dia vaig tenir la mala sort de veure unes fotografies sobre la lapidació d'una dona i t'asseguro que és una de les pitjors morts imaginables. Crec que hi ha molta misogínia, molta mala llet, molta ignorància i molta merda darrera de moltes 'cultures'. Espero que Amnistia o alguna organització semblant aconsegueixi aturar aquesta mort injusta i indigna, cruel i sanguinària. Però no serà la darrera condemanada. Una merda.

    ResponderEliminar
  6. El 2008 ja va ser forçada a confessar el presumpte delicte d'adulteri mitjançant tortura (segueix sense haver estat demostrat!!!), ara l'han obligat a declarar que a més va matar el seu marit. Suposo que les autoritats iranianes necessiten una prova amb el suficient pes per intentar rentar la seva imatge salvatge en el món. Massa merda en l'assumpte, si, tanta que organitzacions com Amnistia potser no podran netejar a temps. Noruega i Brasil han ofert asil tant a Ashtiani com a la seva defensa. Permís denegat. Guanya la barbàrie humana.-

    ResponderEliminar