viernes, 20 de agosto de 2010

4:50 - p.m.


Decía Nietzsche que el contacto con la muchedumbre endurece y pule, mientras que la soledad ablanda, corrompe… y pudre.
“A veces algún tonto del culo viene a reírse de mí” dice el chaval protagonista en un momento del corto, harto de soportar tanta exclusión social, tele-transportado al segundo plano de un extraño universo que conspira contra él.
Dando la cara por nosotros, esperando la inminente invasión en un solar vacío, tan lleno de ganas de vivir. Cargando las pistolas de agua de colonia interestelar con balas de belleza de la imaginación.-

2 comentarios:

  1. En el solar de cagar los perros nos vemos Krust. ;-)).

    ResponderEliminar
  2. En algún lugar tenía que aterrizar la nave, ¿no?

    Cuídate Paco, nos vemos! ;-)

    ResponderEliminar