dimarts, 31 d’agost de 2010

Un trozo de alma


Para decir hola me quedo con esta foti, así con su historieta de contrastes que nunca estuvieron más cerca de tocar el cielo…
El sendero al que hay que seguir robándole el último rayo, entre montañas ancestrales y nubes de evolución. Coronando las cumbres con laureles de insumisión.


Y bueno, que aquí nos inmortalizó la cámara con la careta de la libertad en su estado más salvaje… y puro, sin demasiada nicotina en la cantimplora.


Y para acabar os dejo al amigo Adrià, que ahora dice que quiere ser Josep I “El desobediente de Umpah-pah”, un tipo tan grande que habla en universal, por cierto allá arriba charlan en aranés, o sea extranjeros de la naturaleza viva… se hacen entender-

divendres, 20 d’agost de 2010

4:50 - p.m.


Decía Nietzsche que el contacto con la muchedumbre endurece y pule, mientras que la soledad ablanda, corrompe… y pudre.
“A veces algún tonto del culo viene a reírse de mí” dice el chaval protagonista en un momento del corto, harto de soportar tanta exclusión social, tele-transportado al segundo plano de un extraño universo que conspira contra él.
Dando la cara por nosotros, esperando la inminente invasión en un solar vacío, tan lleno de ganas de vivir. Cargando las pistolas de agua de colonia interestelar con balas de belleza de la imaginación.-

dimarts, 17 d’agost de 2010

Delirios de una tarde de verano


Hace ahora 35 años que esta película arrasó en las taquillas de todo el mundo. Abriéndose paso a dentelladas en el mundo del cine, y con muchísimos problemas en su rodaje, un joven director de 27 años llamado Steven Spielberg adaptó a la pantalla grande la primera novela de un tal Peter Benchley, ambos dieron el gran golpe y podrían haber vivido de rentas el resto de sus días, afortunadamente el director siguió rodando magia hasta nuestros días…
Spielberg eliminó un poco de pescadilla de la novela (por lo visto la mujer de Roy Schneider no tenía bastante con su marido y se lo montaba con Richard Dreyfuss), para centrarse en toda la carnaza que le brindaba el “escuálido” escualo. Empezando con la primera víctima, Susan Blacklinie, a quien le ataron dos largas cuerdas a un arnés mientras Spielberg filmaba desde la playa (por cierto, la de Martha´s Vineyard que fue donde se rodó y no otras que intentan beneficiarse del mordisco económico, hay que ver como somos vendiendo mentiras, ya mismo te encuentras un rótulo en la playa de Marbella con la inscripción: “Aquí se tomó una cañita la señora de Obama, que me van a perdonar pero no recuerdo el nombre), pues bien, decir que la cara de dolor de la moza en esa escena es real porque le habían roto una costilla, que duro es abrirse paso en la meca del cine, ein? Jejje


Sobre el bicho mecánico, decir que hacían falta 14 personas para manejarlo, y como fallaba cada 2x3, o no pirulaba o se les hundía el cacharro al fondo del mar, decidieron darle un toque Hitchcock, en mi opinión un gran acierto, sugiriendo su presencia y añadiendo grandes dosis de suspense a la peli…
Pero hay una escena que siempre me gustó mucho, y no es otra que el monólogo de Robert Shaw, ese inolvidable capitán Quint, donde explica cómo los naúfragos del USS Indianápolis (el barcazo americano que transportaba la bomba atómica que posteriormente arrasó Hiroshima y que hundieron los japoneses el 29 de julio de 1945), fueron devorados por los tiburones. Aquella experiencia convirtió al personaje de Quint en mercenario del océano. Dicen que Shaw, que tenía problemas con la botella, no pudo rodar esta escena en primera instancia, ya que por lo visto en pleno delirio alcohólico acabó mezclando la historia de los tiburones con su vida personal… De madrugada, llamó a Spielberg implorando que le dejara hacer una segunda toma. Rayando el alba del siguiente día lo volvieron a intentar, le salió a la primera.-

divendres, 13 d’agost de 2010

· Explotar por vergüenza ·


Esta mujer es Sakineh Mohamadi Ashtiani, ciudadana iraní de la minoría azarí, habla un dialecto turco y apenas entiende el persa, tiene 43 años y es madre de dos hijos. Esta condenada a una muerte inminente por lapidación, ¿cuánto tiempo le queda?, ¿horas, días?, quizá semanas... su delito: adulterio.
Hoy nos llega una última hora de este caso, parece ser que en una entrevista difundida por la televisión estatal, Sakineh ha confesado su complicidad en el asesinato de su marido con lo que su ejecución puede ser inminente y hasta puede que mañana, quizás la semana que viene, despertemos con el asco de volver a ver su rostro en la portada de todos los diarios internacionales con la solución final de su calvario, vamos a llamarlo así, su muerte en directo. Lo que realmente necesita esta mujer, más allá del respaldo político de turno es simplemente ayuda humanitaria. Aún así me niego a creer que lo lleven hasta el final, iluso de mí, pero tiempo al tiempo...
Nadie parece hacer caso al clamor sordo de uno de sus abogados, que afirma que esa declaración ha sido obtenida mediante TORTURA! durante su última confesión. Créanme ustedes si les digo que yo si que me lo creo, valga la penosa redundancia…
El código penal iraní estipula que la aplicación de esta pena, penita, pena, llamada lapidación, parece ser que no tuvieron suficiente con la primera instancia que la condenó a sufrir 99 latigazos por una infidelidad, debe hacerse de la siguiente manera: “Enterrando a la persona sentenciada hasta el pecho, y arrojándole hasta su muerte piedras que no sean tan grandes como para matarle de forma instantánea, ni tan pequeñas que no le causen daño”.
Me asquea lo indecible compartir condición humana, además de planeta Tierra, con gentuza de distinto pelaje, pero creo que estos que ejecutaran esta horrible acción, si nada ni nadie lo evita, se llevan la palma. El que este podrido de pecado mental que tire la primera piedra.-

dimecres, 11 d’agost de 2010

Esti(g)ma


“La amistad es un alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas”
Aristóteles


· "Sebastian´s voodoo" - U.S.A. - Joaquin Baldwin (2006)

dimarts, 10 d’agost de 2010

Si yo tuviera una escoba


• “Me enamoré de una bruja”
• Título original: “Bell, book and candle”
• Año: 1958 – Duración: 106 min.
• Director: Richard Quine
• País: EE.UU.

Nueva York, víspera de Navidad, cae incesante la nieve sobre el asfalto, preciosas fotografías de la gran manzana cubierta por el manto blanco que forma el agua condensada en hielo. Ya tenemos el frío.
Plano de apertura de esta divertidísima comedia romántica, un género que a mí se me suele atragantar salvo excepciones, como la que nos ocupa.
Jimmy, el solterón de siempre con nuevos registros adaptados al personaje de sesudo editor literario que interpreta aquí, entra en la tienda de antigüedades que regenta la señorita Kim junto a su gato siamés, que además de jefe de la chica ejerce un peso muy importante como protagonista de la historia, pedazo papelón el del bicho, miau! A primera vista, surge entre ellos una de esas químicas especiales capaces de hacer que te creas cualquier cosa. Ya tenemos el calor.
Fundidos ambos elementos en un tibio y ajustado río de metraje, donde no falta ni sobra nada, la peli transcurre placidamente por el irónico valle del amor verdadero, el único que existe no nos vamos a engañar, entre dos personas (James Stewart & Kim Novak) condenadas a entenderse para huir de la exasperante soledad que las buenas almas suelen pagar como tributo existencial cuando no se sienten reflejadas en la mirada de la persona adecuada. Una serie de personajes observa desde una prudente distancia como se construye este nido sentimental, tremendos roba-escenas de la talla de Jack Lemmon (el hermano de Kim que toca bongos y timbales con su banda de jazz cabaretero en un club subterráneo de entrada restringida en Manhattan, llamado “Zodiac”, donde se reúnen toda una serie de brujo-as modernos que se queman en su hoguera privada de whisky e incienso flotante de incontables cigarrillos), Elsa Lanchester (La novia de Frankenstein transformada por arte de magia en la tía metementodo, vecinita de arriba para controlarla, de Kim), Ernie Kovacs (un actor al que ahora mismo no recuerdo de nada que aquí interpreta a un esotérico escritor mexicano, algo más que aficionado a la botella..), además de otra serie de actores secundarios que realzan en conjunto un casting de campanillas.


Kim Novak muestra una belleza sensual tan fría como la nieve del principio y tan caliente y acogedora como las almohadillas, delanteras y traseras, de un gato arisco dormido en un sofá entre cojines de seda, que solo se deja acariciar… por ti… al final. Esos atuendos imposibles en rojo y negro, los anárquicos colores de las brujas malas, vistiendo el aura de sus ojos misteriosos, y desfilando en pantalla con tanta elegancia, son algo más que un hechizo de moda pasajera. Son pasarela a la posteridad.

*Rescatada del infierno televisivo, una extraña tarde veraniega de 2010.-


dissabte, 7 d’agost de 2010

Clips


Admiro sobremanera la forma que tiene Murakami de contarnos sus historias mezclando elementos futuristas con retales de la realidad más cotidiana que acontecen en esa fascinante ciudad que es Tokio.
· De entrada, este libro esta dividido en dos partes aparentemente diferentes entre sí que sin duda van a converger al final, o así lo intuye uno mientras se pierde en cualquiera de los múltiples laberintos mentales que te encuentras mientras vas haciendo camino al leer:

1. “El fin del mundo”El autor nos facilita en el primer capítulo un mapa de esta urbe enclavada en la eternidad, dibujado a carboncillo, con todos y cada uno de los lugares que te vas a encontrar allí (te va a servir, y mucho, como lector protagonista, estudiarlo con sumo detenimiento antes de avanzar entre las páginas de este libro…); mientras acompañas en su periplo a un tío que llega a esa ciudad en la que se entra pero no se sale jamás ya que esta rodeada por una inmensa muralla que solo los pájaros que dan cuerda al mundo son capaces de sobrepasar, y también pueden traspasar sus fronteras esos animalillos mitológicos que son los unicornios, que encierran un asombroso secreto en sus cráneos (Prodigioso ejercicio de imaginación de Haruki). Nuestro amigo va allí a trabajar como “lector de sueños” tras someterse a una extraña operación ocular. En este sitio debes renunciar a tu sombra para entrar, y dejarla encerrada en una mazmorra vigilada por “El guardián”, interesante personaje este también, para que vaya pudriéndose poco a poco mientras los recuerdos del mundo exterior del que venimos se van esfumando de nuestra memoria. ¿Seguro que ningún ser humano puede escapar? Hummm, no hay nada imposible, así que inténtalo!
2. “El despiadado país de las maravillas” Esto no es nada más ni nada menos que un psicodélico paseo por los surrealistas rincones de una metrópolis tan siniestra y fascinante como es el Tokio de hoy en día pero poblado por unas fascinantes criaturas que viven en el subsuelo, debajo de la interminable y laberíntica red de metro y ferrocarriles de la city, para que os hagáis una idea, llamadas Tinieblos que andan en guerra constante con los habitantes de la superficie donde existen dos grandes grupos que controlan todo el mundo de la información, o sea la sociedad imperante: El Sistema (integrado por personas llamadas “calculadores”, el prota es simplemente uno de ellos…) y La Factoría (en cuyas filas encontramos a los “semióticos”, una especie de agentes frikisecretos que no se andan con chiquitas…). Además conviven en este mundo gente “normal” como tú o como yo, claro que reto a cualquier seguidor de Murakami a que me encuentre un solo personaje “vulgar” entre las líneas de cualquiera de sus novelas…

· De salida, espectacular el cierre con un brillante final que redondea toda la obra.

* Me ha parecido una novela inmensa dentro del género de la sci-fi, creo que no había disfrutado tanto con una desde “Dune”, y hace tantas lunas de eso… contiene una asombrosa colección de detalles de los que te dejan clavado en el sofá, o donde te guste leerlo a ti, mientras te pierdes en cualquiera de los vericuetos de la historia, ¿vericuetos es correcto?, humm no se, bueno lo dejo así porque me gusta el palabro… Resulta imposible escapar a su encanto, si lees tan solo el primer capítulo ya te enganchará irremisiblemente, una vez comprendes de que va y empiezas a construir el puzzle argumental sin romperte demasiado la cabeza. Sin duda una de sus mejores novelas hasta la fecha, sino la mejor, al menos en ciertos aspectos que serían demasiado largos de analizar. Muy recomendable para desconectar de la realidad y para desconcertar de la ficción. O no. O no. O no. O nooooo.-

dimecres, 4 d’agost de 2010

Holanda 19/09/97


Tan rota como pudo acabar aquella botella que rodó rebelde por la superficie acerada de una mesa de bar hace 1h y 26 minutos, sorteando el filo del abismo de espuma que la invitaba a quedarse, desafiando la libre caída hacia el falso colchón de asfalto, y siendo atrapada en ágil maniobra por la mano izquierda del cazador solitario.
Asir la presa al vuelo, vacilar, y volver a acurrucarse en la metálica silla mientras vuelves a levantar el codo brindando con el muro de enfrente, tiene su qué. Y más, si no lo ha inmortalizado nadie.
Vamos a dar un paseo, la calle me llama, aquella terraza de hastío, de vuelta quizá… Un café con hielo, otro más sí, para empezar. Y el puto estribillo de una canción desesperada.-