viernes, 30 de abril de 2010

Banderas de nuestros váteres

En Francia están indignados porque la Fnac ha organizado un concurso de fotos políticamente incorrectas y en la ganadora aparece un hombre, de espaldas, con los pantalones en los tobillos y limpiándose el trasero con una bandera francesa. El ministro del Interior se ha reunido con el presidente de la Fnac para pedirle explicaciones y, tras el encuentro, ha recalcado que la bandera ha sufrido "un ultraje inaceptable" y que "los valores y los símbolos de la República deben respetarse en todas partes y por todos". Igualmente indignada, la ministra de Justicia ha anunciado que estudia qué acciones jurídicas tomar para que al culpable le caiga un buen puro.
Conceptualmente, la foto ganadora es impecable. Si buscaban la imagen más incorrecta, no hay duda de que, siendo un concurso a nivel francés, la ganadora se lleva la palma. Pero ya se sabe que es tarea de las autoridades no tolerar salidas de tono. También se pusieron como las cabras cuando Serge Gainsbourg grabó en 1978 una versión reggae de La marsellesa. Era una burla afiladísima del himno francés –uno de los más bellos del mundo, por otra parte– que le acarreó amenazas de muerte por parte de la derecha.
Burlarse de los símbolos trae a menudo problemas. En Estados Unidos, desde finales del siglo XIX hay leyes que prohíben que la bandera sea denigrada en público, y eso incluye desde quemarla, pisotearla o escupir en ella hasta su uso vulgarizante, en comercios y marcas de empresas. A principios de los setenta detuvieron a un adolescente de Massachusetts porque tenía un roto en el culo de los pantalones y para arreglarlo le zurció una bandera pequeña. Burlarse de las banderas está en la testosterona de buena parte de la juventud y de las estrellas del rock. En una ocasión, Ozzy Osbourne tiró huevos podridos a una Union Jack. Del cantante de Iron Maiden, Bruce Dickinson, se dice que una noche quemó en Belfast una bandera de Irlanda y que en otra, en Suiza, usó la italiana como papel higiénico, igual que el señor de la foto de la Fnac con la francesa. A diferencia de los rockeros, a los que los escándalos les sirven de promoción, los políticos acostumbran a ir con pies de plomo al referirse a banderas que consideran enemigas. Con alguna excepción. Hará cosa de doce años, Umberto Bossi, el líder de la Liga Norte, dijo en un mitin que, él, la bandera italiana la usaba para limpiarse el culo. Exactamente dijo: "Io il tricolore lo uso per pulirmi il culo". Lo sentenciaron a un año y pico de cárcel, aunque al final pagó una multa de tres mil euros y listos.
Ese es el destino de las banderas: la gloria o la vejación, una dualidad ante la que es mejor aplicar el principio de Walter Spompinato, que reza así: "Tanto como homenajees a bombo y platillo a una bandera, tanto la ultrajarán otros; por eso, si no quieres verla denigrada, ríndele homenaje con discreción y, a poder ser, en privado".


Autor: Quim Monzó
Fuente: La Vanguardia


7 comentarios:

  1. pero bueno krust...tú te vas a condenar o ya estás condenado !
    leyendo a Quim Monzó y escuxando a Serge gainsbourg!?
    A la hoguera.... de Saint Joan ;)

    ResponderEliminar
  2. Siempre me han caido bien los dos, a Monzó intento leerlo cada día en su columna y algún libro que le conozco. A Gainsbourg no paro de descubrirle cosas, no sabía que había sido tan prolífico...
    Que yo no he hecho la foto, eh? pero si quieres mi opinión no acabo de entender la que estan montando desde el gobierno francés, las bases del concurso estaban bien claras, ¿no?, en el fondo una bandera solo es un trozo de tela...

    ResponderEliminar
  3. Como para esto de simbolos, himnos , banderas y demás soy bastante critico por la cantidad de barbaridades que se hacen en su nombre, estoy con Carlos Goñi, el de Revolver, cuando dice en una canción que la unica tela que le merece respeto es la sabana que cubre el cuerpo de su mujer. Asi que la foto me encanta y como dices Krust esas eran las bases, no?. Besetes para los dos.

    ResponderEliminar
  4. A mí no me gusta demasiado la foto (claro que habría que ver el resto de las que concursaban), pero está claro que como políticamente incorrecta me cuesta imaginar otra más radical en lo que quiere expresar. Lo que realmente me parece delirante es esa doble moral con la que los dirigentes intentan proteger esos símbolos, himnos, banderas, como bien dices. ¿Donde queda el puto sentido del humor en todo esto?, es un poco lo de aquella famosa portada de EL JUEVES con Leti-Felipito pero a la francesa...
    Chovinismo: "Es la creencia narcisista próxima a la paranoia y la mitomanía de que lo propio del país, o región, al que uno pertenece, es lo mejor en cualquier aspecto". Yo creo que querer a una tierra en particular es un sentimiento mucho más íntimo y personal que la globalización de todo su territorio representado en una bandera o himno, por ejemplo. Conste que admiro a Francia en muchas cosas, en otras no...
    Preciosa esa frase de Goñi.

    Un abrazo.-

    ResponderEliminar
  5. La verdad que la foto es original, digamos, pero no me gusta.
    La bandera es uno de los sìmbolos patrios de un paìs y debe respetarse como tal.
    Acà en Argentina, se ve a muchos españoles con la bandera de su paìs con la imagen del toro en el centro y hasta por lo que tengo entendido, sè que en España esto no cae nada bien, entonces no es solo un trozo de tela, no?
    El cantante y compositor de rock, Charly Garcìa, hizo una versiòn muy buena del Himno Nacional Argentino, sin embargo yo sigo eligiendo el original, que humildemente, me parece el mejor del mundo.

    Petonets ;0)

    ResponderEliminar
  6. Sin duda una opinión conservadora, Nora, o debería decir patriota, que por supuesto respeto. Entiendo perfectamente lo que sucede en alguno países con esa especie de amor enfermizo al simbolo de la bandera o el himno, el tuyo entre ellos, aunque por suerte no seáis de los más radicales a la hora de defenderlo.
    Recuerdo que cuando me obligaron a hacer el servicio militar, en ese momento tan especial para algunos que era la jura de bandera, pasé de puntillas junto a ella rozándola con la nariz y sin llegar a besarla; apestaba (miles de soldaditos la habían besuqueado antes que yo, otros hasta se desmayaban por la emoción antes de llegar su turno, lo siento eso era lo que sentía, y conste que quiero a España, tanto o íncluso más, que muchos que se llenan la boca de patria o se cubren las espaldas con esa espantosa imagen del toro en el centro de la rojigualda, eso sí, a mi manera... Esa moda taurinopatriota en la bandera española es de lo más casposo y patético que he tenido la oportunidad de ver, ya que has sacado este tema...
    El himno argentino está entre los que más me gustan del mundo, es curioso pero siempre me fijo en lo musical (y en las letras cuando puedo entenderlas) cuando suenan por ahí, en las competiciones deportivas sobre todo...

    Saludets albicelestes ;-)

    ResponderEliminar
  7. Yo honro, defiendo y amo a mi país y además respeto las insignias patrias y no por eso tiene que ser enfermizo.
    Y lo cierto es que me tiene sin cuidado el rótulo de conservadora que me pusiste, ya estoy acostumbrada a tus calificaciones.
    Los argentinos demostramos ser radicales en una continúa perseverancia de esfuerzo por salir adelante como país y esto no lo expresa un himno, una bandera, esto te lo dice una mujer argentina.
    Yo entré a dejar mi cometario sobre el significado de las banderas y no sobre cómo la honran o no ciudadanos franceses, españoles, por algo tan simple: sentido de ubicación y respeto.

    ResponderEliminar