dimarts, 2 de març de 2010

En la frontera

A veces sentirse solo tiene una multitud de matices, tantos como gotas de cariño buscan refugio en la inmensidad de una canción que fluye entre vientos improvisados y nubes pasajeras perdidas en el tiempo que nos queda.-
· Para mi Kosilla, que anda flipándola por Beijing, Xian and Shanghai… ¿se escribe así, no?