lunes, 22 de marzo de 2010

El spray de medianoche

El otro día leía un reportaje referente a este artista callejero británico de graffiti del que nadie sabe nada o casi nada, ya que a la vez que oculta su imagen privada de todos los medios de comunicación (póngase ustedes en la situación del mozo con la prensa sensacionalista british); bajo el disfraz anarco-punk del que algunos han hecho bandera multicolor más allá del rojo y negro original que simboliza este movimiento, resulta que trabaja a sueldo con organizaciones como Greenpeace, manda huevos que les pase la bandeja a estos, o empresas tan “deslumbrantes” como Puma o MTV. Además pinta sus cuadros particulares, que supongo yo que vende a iluminados de la cultura pop tirando a pijines de postal, en la casa de subastas Sotheby´s por sumas que van desde las 25.000 a las 50.000 libras esterlinas, que no es moco de pavo…
Actualmente todas las grandes ciudades de la vieja Europa, especialmente Londres, cuentan en alguna de sus paredes con la firma personal de Banksy en forma de arte callejero, le da igual que sea una zona céntrica o un polígono industrial del extrarradio, cuando al amparo de las estrellas, con nocturnidad y avemaría, sale de su escondrijo portando una vieja bolsa de deportes cargada de aerosoles dispuesto a que las calles expresen de propia voz el lamento de la cultura alternativa.
A mí señores, que quieren que les diga, me gustan los graffitis cuando están bien hechos e incluso pienso que alegran la vista a los ciudadanos que pasean por la exposición permanente de las aceras en su Metrópolis particular, otra cosa son los que se dedican a ensuciar las paredes con la misma des-gracia de su inspiración. En el fondo esto es un poco como la decoración de nuestros refugios hipotecados, garabatos los justos, que no sobrecarguen el ambiente acogedor, pero eso si, con la satisfacción del que ha sabido encontrar la formula adecuada a sus necesidades. Alquimia del buen gusto.-

6 comentarios:

  1. no soy yo muy grafitera pero este tío me ha parecido bueno, desde luego tiene otro airecillo y sobre todo esta última de la chacha levantando la alfombra es un puntazo :)
    Ave Krust!

    ResponderEliminar
  2. Como todas las cosas malas, con moderación pasan a ser wenas...
    A mí también me gusta esa última recogiendo los restos de la expresión marginal (Candem - London, peasso barrio).

    Nocturnidad.-

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que muy bueno pintando graffiti. Prefiero ver esas buenas pinturas callejeras, que las publicidades politiqueras asquerosas pintadas en casi toda Buenos Aires. Casi siempre tenemos que estar en una disparidad, o esto o aquello y la verdad que yo prefiero que no se pintaran las paredes. Acà hay edificaciones històricas que dan penas verlas còmo estàn y ni què decir de las escuelas :(

    Esperà ver los cuadros que pinto yo y me vas a decir a cuàntas libras las cotizarìas ;0) jajajajja.

    Ahora venìs màs agrandado que tortuga con patines (rollers)eh! El "Mesìas" està como loco! jajajaja. Màs le vale que le saque chispa a sus botines en la selecciòn y no salgas a retrucarme esta expresiòn jajajjajaja
    Pues que ya està hecho un pijo el tìo! jajajajjaja ayyy me muero!!! jajajaja

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo que es intolerable es ver las parades pinturrajeadas con firmas de todo tipo, no entiendo si es que no se dan cuenta que una firma sin una obra detrás no es nada. A mí hay graffitis que me encantan, pero claro como en casi todo, hay que aguantar mucha basura para ver alguno bueno...

    * El Messías ya es historia viva con 23 años, la modestia como persona y el desparpajo que tiene a la hora de jugar le van a convertir en el más grande de todos los tiempos ;-)

    ResponderEliminar
  5. Reconozco que hay algunos grafittis que etán muy bien. Pero la calle es de todos, me molestan profundamente ciertas decoraciones...

    ResponderEliminar
  6. Creo que estamos todos bastante de acuerdo, Merce, aunque por esa regla de tres pudiera parecer que si la calle es de todos cada uno tiene derecho a pintarla a su manera. Claro que no, un poquito de buen gusto en sociedad y respetar las obras que si tienen calidad, me molesta mucho más la publicidad o anuncios de cualquier tipo en la calle por ejemplo. A mí este Banksy no me disgusta, conste...

    ResponderEliminar