domingo, 14 de febrero de 2010

La mano derecha de Dios

Situación: 1913, víspera del inicio de la I guerra mundial. Localización: un pequeño pueblo del norte de Alemania. Objetivo: Radiografiar la psique del pueblo alemán. Valores imperantes en la sociedad reflejada: El peso expiatorio de la religión, las relaciones humanas (hipócrita provincianismo puritano del mundo adulto que siembra la semilla educacional que 20 años más tarde brotaría en la infame y apestosa infantería nazi que aterrorizaría al mundo con su yugo absolutista).
Con todos estos mimbres y filmando en un espectacular blanco y negro (de tal pureza que duele la retina al observar como esas preciosas postales son pisoteadas por elementos humanos de la calaña del barón, el pastor protestante, o el médico por poner algún ejemplo de la jerarquía aldeana que somete al campesinado libre); Haneke consigue hacer una interesante película, fría como la nieve que cubre los campos de las bucólicas afueras y caliente como el palpitar de las tensiones que suceden puertas adentro de cualquiera de las moradas del pueblo. Con evidentes referencias a grandes clásicos del cine (a mí me ha recordado desde “Village of the Damned” de W.Rilla a “Fanny y Alexander” del maestro Bergman, e incluso al soberbio “Dogville” de Von Trier…), pero aplicando su personal estilo de filmar, tan lineal como contundente, a la vez que extremadamente minimalista en su perfección; obtiene como resultado una cinta negrísima (je!), digamos de género bipolar ciencia ficción-terror, muy lograda en cuanto a lo técnico (esa exquisita fotografía merece por si sola ir a verla), bien interpretada por todo el casting de actores desconocidos para mí, que queda grabada en la memoria como un admirable intento de filmar una obra maestra del denostado cine de autor, esta es una película europea por sus cuatro costados apaleados y me temo que incomprendidos, que da mucho que pensar y aún más para reflexionar sobre ese pasado no tan lejano que marcó su estigma en nuestra condición humana, este presente en que deberíamos aprender a educar a las nuevas generaciones que se incorporan a la vida con el lastre de la herencia que les vamos a cargar sobre sus inocentes y puras espaldas, y ese futuro que vendrá a llenar nuestros castigados corazones mediante el atroz castigo de intentar evolucionar sin cometer más errores, transcender, o simplemente… ser.

Sr. Haneke, modestamente yo hubiera otorgado el derecho de narrar la historia, con esa voz en off que conste en acta no molesta en absoluto, como observadora, y sufridora, en primera línea a la joven Klara en vez de al maestro, que queda claro que esta en el bando de los adultos al no aportar aires nuevos en la educación de los peques mientras intenta beneficiarse a una jovencita de 16 años (muy buena la escena, entre otras grandes que tiene la peli, en que el padre de Eva conversa con el pretendiente de su hija…), asimismo he echado en falta una banda sonora en toda regla, disculpe acabo de enterarme que usted nunca utiliza este recurso, que enfatizara todavía más un trabajo que por la extremada belleza de sus imágenes, y la áspera dureza de los temas que se tratan, podría haberse llenado con las notas musicales de esos grandes compositores de música clásica que siempre tuvo su país, y el vecino austriaco que también formó parte fundamental del marco de la historia que se nos cuenta, por cierto, ¿es usted alemán o austríaco? A pesar de estos leves matices personales, felicidades y desearle que gane ese Oscar que servirá para que muchas más personas puedan disfrutar de esta estimable película.-



"La cinta blanca" - Michael Haneke (2009)

10 comentarios:

  1. Una obra maestra esta cinta blanca. Para mí la mejor de Haneke. Creo que la escena que más me gustó fue la que hablan la chica (no recuerdo el nombre) con el niño sobre la muerte. Brutal escena. Con esa cámara siempre observando pocas veces enfocando.

    En cuanto a lo de la BSO, pocas veces escucharás música en las pelis de Haneke. No recuerdo alguna peli suya con música durante la película. Será que no le va poner music.

    Saludete! Me marcho en un ratejo al Calderón ;)

    ResponderEliminar
  2. Tiene tantísimas escenas buenas que es dificil quedarse con una, supongo que la que tu comentas es la de la hija del médico (brutales los abusos que sufre con 14 años, ¿que futuro le espera cuando se haga mujer?), con el hermano pequeño... ¿a mamá se la llevó la muerte? uff...
    Interesante lo de la cámara que observa, si recuerdas aquella escena del accidente de la campesina cuando Haneke entra con la cámara en la pequeña cabaña, tan mínusculo el receptáculo de la habitación que la misma cámara se queda fuera enseñando solo los pies de la mujer... buah, tremendo ese plano!
    Tienes razón con la music, creo que son tan importantes los diálogos y los silencios en el cine de Haneke que igual no le hace falta, pero en esta a los paisajes bucólicos de la nieve le hubiera entrado bien algo de clásica, bueno en mi opinión...

    *Vas a disfrutar como un cabrón en el partido más espectacular de la temporada, siempre lo es, ya sabes que vamos con muchísimas bajas en defensa, pero me da a mí que no vamos a perder ;-)
    Yo voy a echar una siestecita que quiero estar fresco para los Goya...

    Talué!

    ResponderEliminar
  3. No la he visto, pero tomo nota...

    Estoy que no quepo en mí de gozo... y es que... es que... ¡¡¡SOY DEL ATLETI!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Altamente recomendable a pesar de no considerarla, como otros amigos que la han comentado, una obra maestra, se le acerca mucho a esa categoría reservada a las obras mayores...
    Felicitar a tu atleti (que no puedo evitar que siempre me haya caído bien, sufridores!) por la victoria, y a mi equipo por todo el camino recorrido hasta llegar al día fatídico en que alguien consiguió doblegarnos de rodillas, como digo siempre en los momentos tristes: A levantarse y palante :-)

    *Y con vuestro permiso, mi sincera enhorabuena a todo el equipo de "Celda 211" por todos los merecidos premios conseguidos en esa estupendísima gala de los Goya que acabo de presenciar. Así se hacen las cosas, o me gustaría que se hicieran siempre: Chapeau.-

    Un abrazo para todos. Bona Nit.-

    ResponderEliminar
  5. Total, que tampoco hace falta añadir nada más creo yo, jejejje... Bueno, una nota, ¿realmente tiene banda sonora esta película? Es que sólo recuerdo haber escuchado música en los momentos de la fiesta (y porque la música provenía de ésta) y no sé si alguno más... Por otra parte a mí la voz en off me parece adecuada con el maestro, el cual no creo que tuviera malas intenciones con la jovencita, o si no podría haberlo hecho cuando tuvo la oportunidad.

    Total, gran peli sin duda.

    saludos ^^

    ResponderEliminar
  6. Ahhhh, la banda sonora! Tanto me ha picado la curiosidad, que he estado investigando un poco al respecto, ya que este tema también salió en un debate que tuvimos las 4 personas que vimos la peli, (poner: Banda sonora la cinta blanca en Google, y las disertaciones al respecto que hace la peña son para enmarcar... de buen rollo, eh? :-)
    Pero dejarme decir antes que juro y perjuro que yo oí música en la peli: los chicos en el coro del pastor, los chicos con la flauta en el río, los créditos finales... y otras escenas en que a mí me sonaban notas musicales (debo confesar que otras veces se me ha representado música en pasajes de cine donde NO LA HAY!, vaya, que se me va tanto la pinza cuando disfruto mucho de una peli que hasta me "invento" binomios entre imagen y sonido), total que me habéis convecido a medias, vosotros y los que opinan sobre esto en las páginas que he consultado, en todo caso y como "rectificar" es de sabios voy a hacer algo que nunca he hecho antes: editar esta opinión en la línea que habla de la "fantasmal" BSO. En el fondo creo que es un recurso que Haneke utiliza para ensimismar al espectador, uno más del amplio registro que tiene...
    La voz en off con el maestro como narrador-observador es exactamente el mismo argumento que utilizó Wolf Rilla en "El pueblo de los malditos", ¿coincidencia o homenaje?, tengo bastante claro que lo segundo... por eso hubiera preferido que fuera Klara, y si me apuras cualquier otro de los niños, excepto el retrasado mental lógicamente, quién explicara los acontecimientos desde el lado de los más débiles... las malas intenciones las tiene el entrometido profe, acuérdate cuando viajan en una carreta y le propone insistentemente desviarse del camino para ir a un estanque bucólico, la chica le dice que "no, por favor" y el otro insiste... y mete la carreta entre el campo de centeno, uff!... tiene que volver a rogar la nena: " preferiría que no...", al final desiste de un modo como mínimo ambíguo...
    Haneke, además de cineasta es director de ópera y toca un sinfín de instrumentos pero NO UTILIZA bandas sonoras musicales en sus pelis... ¿o sí?, curioso, ¿no?

    Total, gran peli sin duda ;-)

    ResponderEliminar
  7. Creo que es una de las mejores películas de la temporada, a pesar de su tremendo tema. Lo cierto es que sales del cine temblando... ante la rigidez de las costumbres que relata y su mágnifica y fría puesta en escena cinematográfica. Muy buena entrada, Krust.

    ResponderEliminar
  8. Temblando de frío, sí... por la puesta en escena, que a mí también me lo pareció, y que sostiene en linea perfecta hasta el final (un poco brusco aunque contundente, eso sí). Estoy de acuerdo en que es de lo mejor de la temporada, solo le falta el premio gordo del Oscar para que llege a más gente; este sabado pasado me alegré mucho al ver la sala llena, una sala grande en V.O. y a las 4 de la tarde, está claro que el público NO es tonto y que reponde cuando le ofrecen productos de calidad, al menos el que ama el cine de verdad...

    Gracias, Cris. Un beso.-

    ResponderEliminar
  9. Me encantó, me sumergí en esa densa atmósfera de grises...Disfruté mucho esta peli, pensé que ganaría el oscar, pero para ser sincera me alegro de que se lo llevara a casa Campanella...

    ResponderEliminar
  10. Para mí también fue una sorpresa que no se llevara el oscar, demasiado europea quizás para los críticos yanquis, ellos se la pierden porque no va a tener la promoción que merece...
    Tengo pendiente "El secreto de sus ojos", aunque muchas ganas de verla, sobretodo por Soledad Villamil, de la que cuentan maravillas de su interpretación, muy bien tuvo que hacerlo para quitarle el goya a Nausicaa Bonín...

    ResponderEliminar