miércoles, 30 de diciembre de 2009

Las uvas de la ira

Es el último aliento del rock realmente descomunal que yo he visto sobre un escenario, cuánto me hubiera gustado hacer acto de presencia, aunque me consuela saber que como esto no podía quedar sin grabar, alguien tuvo la brillante idea de inmortalizarlo. Se puede extasiar, como viaje sin retorno en taxi sin tasas, si te sumerges en las entrañas de esa escalofriante y febril letra.
Rozando las tres horas de concierto, las piernas le piden un reposo vacilón a Valdivia y unas gárgaras de whiskito a Bunbury, pero hay que levantarse que es la última del último concierto de la última gira y se impone despedirse del personal… con tinta de luz.
Dicen que después vinieron los cuatro bises del Apocalipsis, ya pasada la medianoche.
We want the World… now! Feliz Año Nuevo, que con este solecito no se puede hibernar.-


Video: Pinchar AQUÍ

lunes, 28 de diciembre de 2009

Plan B


El próximo 3 de enero de la nueva década prodigiosa que se inicia el próximo viernes, se conmemora una efemérides que en su momento hizo correr ríos de tinta rosa en la prensa amarilla de la época, 25 años de la caravana de mujeres que organizaron los vecinos del pueblo de Plan (Huesca) para reclutar féminas de todo el estado español que estuvieran dispuestas a dejar atrás sus grises vidas pasadas para ribetear con lazos dorados de unión matrimonial sus futuros inciertos, en transición hacia el azul futurista de la convivencia humana.
Quién pone puertas al monte, la cabra tira hacia el… los lobos y las zorras también, es seguro que en algún momento de su vida deberá llamar a un cerrajero de urgencia para que le abra la cerradura que da acceso a la libertad individual de elegir su propio destino, a mí me parece fenómeno que surjan iniciativas de este tipo donde todo el mundo que participa deposita su confianza en la creación de una historia por escribir, por lo tanto solo me queda que respetar la que aquellos hombres primitivos, que comparten condición conmigo, hicieron en su momento tras visionar en el vetusto garito del pueblo “Caravana de mujeres” de William A. Wellman (una peli interesante si la observas sin los prejuicios machistas que adornan el western más clásico); publicando un anuncio en el Heraldo de Aragón en busca de, wanted viva o viva, mujeres entre 20 y 40 años que quisieran compartir la vida con ellos combatiendo la soledad india que marcaba a fuego rojo sus pieles curtidas de hombres de montaña.

130 chicas acudieron a aquella llamada desesperada, mezclándose entre los escasos 200 habitantes del pueblecito, de los que 40 eran solteros y una sola mujer lugareña permanecía en sus 13 en cuanto a emparejarse con alguno de ellos, tan respetable como cualquiera de las otras opciones, pues bien entre todos se agitaron y formaron un cóctel mestizo que derivó en la celebración de 33 bodas nupciales. Numeritos chiquititos en la calzada por asfaltar.

Dicen que hasta el tonto del pueblo pilló cacho en una de esas fiestukis que se celebraban en la carpa habilitada por el ayuntamiento de Huesca, con música orquestada, confeti y botellón, bailando a su rollo con la más puta de la troupe… y rompiendo con su batuta de 30cm el hielo del “que dirán”.
Todo esto sirvió para que abrieran una farmacia, que al principio vendía preservativos (protégete de los achuchones que hacen temblar tu tienda india triangular, reserva del pirineo mañico), y después pastillas para el dolor de cabeza, con la certeza de que la pasión no es nada, si después no persiste… el amor. También levantaron un colegio que llenaron con chavalitos que llegaban reivindicando su derecho de existir y de eligir su futuro llegado el momento.
Un cuarto de siglo después, espero que sigan siendo felices, pajaricos de esos que llaman perdices seguro que no les faltan en las cumbres boscosas que les rodean, tampoco nieves ni fríos, pero si tienen el cobertizo mental lleno de leña para calentar la estima, lo demás... solo es tiempo por vivir.-


martes, 22 de diciembre de 2009

Antes, durante, y quizás después...


Yo en estas fechas entro en periodo de hibernación, como los osos, intento desaparecer de la faz de la tierra aunque siempre me encuentran los compromisos, sean laborales, familiares o sociales. Valeeee alguno es ineludible y prometo ponerme mi mejor disfraz de felicidad; pero por lo demás no estoy para nada ni para nadie, aunque acecho por las noches mirando el cielo a ver si veo transitar al gordo rojiblanco montado en su trineo tirado por renos, algún año pasará por mi campo de visión, y entonces solo tendré que cargar la escopeta de mira telescópica con infrarrojos y realizar un solo disparo con bala de fogueo, preciso y certero, apuntándole al corazón, solo pretendo asustarlo y que suelte el botín que lleva en el saco para que así lluevan juguetes y regalos por toda la ciudad, siempre debería llover a gusto de todos.
Hoy no me tocará la lotería, pero espero que la fortuna roce a quién yo quiero que sorprenda, así que en cuanto acabe este último post del año saldré a la calle con mi gorrito y mi paraguas en busca de un detallito que tengo que regalar, solo uno, así que los consumistas rusos, americanos, o de corte inglés lo tienen claro conmigo; el jueves la noche será buena en la cena familiar, como siempre entre todos hemos conseguido que no se cuele ningún indeseable en la mesa, y espero que no demasiado salvaje, el viernes 25 volveré a casa de mis padres a beber como los peces en el río y a tomar la sopita de galets de mamá, la que lo cura tó, y después el 31 pues como cada año pasaré balance (cuantas cosas pasan en 365 días, ¿no os parece?), haré mi lista de buenos propósitos que no cumpliré, compraré el fascículo nº1 de la colección “Historias de animalillos subacuáticos en las costas oceánicas” – El berberecho atlántico – para después dejar de comprarla en el nº2 – Las gambas bigotudas de las islas Barbados- y tal, y tal...
Por lo demás, y cuando pueda, me enterraré entre mantas para dormir, o para vegetar en el sofá con un libro abierto y la TV cerrada, viendo dar al año sus últimos coletazos a través de los cristales transparentes que reflejan los cielos cambiantes del exterior. Ahora sol, ahora nubes, ahora lluvia, y quizás nieve. Año de contrastes.
Sean ustedes muy dichosos y pasen unas Felices Fiestas en compañía de sus seres queridos, hagan disfrutar de este espíritu navideño (que yo no es que no me lo crea, es que me lo robaron en el camino hasta aquí), sobretodo a los peques y a los más mayores (que quizás algunos de ustedes no tengan ni puta idea de la felicidad que les supone disfrutar de estos días con vuestra presencia), y sobretodo tengan una buena entrada de Año Nuevo. No olviden jamás que queda mucho y bueno por hacer y hacen falta personas como ustedes para hacerlo posible.
Tengan Paz de la wena, y como dicen en el teatro de la vida, mucha mierda para el 2010. No les quepa duda que alguna copa de brindis de estos días irá por ustedes. Hasta pronto, amigos.
Jo, ya me ha quedado pedorro el final, bueno ahora lo edito y pongo algo más “serio”…

domingo, 20 de diciembre de 2009

De aquí a la eternidad

Han tenido que pasar 110 años de historia para conquistar el único titulo que faltaba en las vitrinas del Barça. Desde ayer, y por si hacía falta una confirmación en forma de Copa, todo el mundo reconoce a este equipo como el mejor de todos los tiempos. Se cierra así un 2009 insuperable, ganando las 6 competiciones en que participaba, curiosamente en el mundo del deporte dicen que no hay techo, todo se puede superar, en este caso nadie podrá hacerlo, como mucho podrán igualarlo y tendrán que ser nuestros nietos quienes lo vean, en caso de que algún equipo lo consiga…
Pep Guardiola, el artífice de que el mundo se rinda al precioso juego que despliega el equipo, ha construido este proyecto con muchísima calma y humildad, apostando por un esquema de ataque constante, control total del balón, juego abierto por las bandas, y una apuesta a corazón abierto por los chavales de la cantera (8 de casa en el 11 que disputó la terrorífica prórroga de anoche). “Estaréis orgullosos de este equipo” dijo el día de su presentación, y aunque muchos dudábamos de su inexperiencia en los banquillos, lo cumplió con creces.
No fue un partido fácil, y se necesitó sangre, sudor y lágrimas para conquistar al mundo. Dos estilos de juego diametralmente opuestos en su propuesta enfrentados en una batalla que a mí me pareció descomunal, un excelente partido táctico, muy vistoso y emocionante para el espectador.

Un gran rival me pareció también Estudiantes LP, respetando al máximo su idiosincrasia y fieles a su carácter guerrero, plantearon un partido serio y duro. Con ventaja en las gradas, además de las simpatías del árbitro mexicano, de un público fiel y entregado que les hizo rozar una gloria que hubiera sido injusta a todas luces, aunque ya sabemos que en este deporte todo es posible.
El tiempo transcurría inexorable y el Barça no podía abrir la lata maciza de los argentinos, a pesar de la brutal posesión del balón que andaba por un 70-30%, ni superar la asfixiante presión que planteó Estudiantes en todas las líneas, dejándose la piel en el campo en un excelente planteamiento por parte de su entrenador, que apostó al 1-0 y a punto estuvo de salirle bien la jugada. Tuvo que aparecer la barita mágica de Pep, jugándoselo todo a una carta e introduciendo en el campo a dos chavalines, Pedrito y Jeffren, para ensanchar aún más el terreno de juego y acabar por fin con la resistencia a ultranza de los “pincharatas”.
Ataque suicida que dio sus frutos en el minuto 89 con el empate de Pedrito, uno de los subidotes más grandes de adrenalina que yo me recuerdo, Goooooooool!, para después sentenciar en el 110´ (tantos minutos de sufrimiento como años de historia del club), con el golazo del mejor jugador del mundo que hizo lo nunca visto ante un balón que le llegaba demasiado bajo para rematar de cabeza y demasiado alto para chutar con el pié, empujando el esférico con el escudo hasta que besó las mallas de la posteridad.
Después de tanto grito; botellas de cava para celebrarlo, bufanda luciendo orgullosa en el balcón y el eterno agradecimiento a toda la plantilla por el gozo proporcionado en este año mágico.


FINAL MUNDIAL DE CLUBES 2009
Estudiantes L.P. - 1 - (Boselli 37´)
F.C. Barcelona - 2 - (Pedrito 89´- Messi 110´)

Sempre més que un club. Força Barça!!!

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Con la iglesia hemos topao!

Jo, Silvio, que te ha pasao tío?, con la afición que tienes a los cirujanos plásticos yo creo que hasta te han hecho un favor! Dos dientes de ná, la nariz rota y algunos cortes salvando el ojo de milagro, bah, si eso no es ná! Siembra vientos y recogerás tempestades, o algo así dice el refrán popular, no?
Massimo Tartaglia, el agresor, le tiró al careto desde una distancia de 3 metros una catedral de Milán que había comprado en una tienda de souvenirs, y resulta que además portaba consigo un arsenal metido en una bolsa de plástico reciclable (para utilizar como bolsa de basura, ein?), compuesto por otros 3 Duomos macizos para regalar a su gente por Navidad, y dicen que tiene problemas psiquiátricos el hombre… peor hubiera sido que le hubieran dado a Ronaldinho en los piños, seguro que pensó el primer ministro italiano, todo por la patria milanesa.
Los servicios secretos ya habían advertido a Berlusconi que tenía un alto índice de probabilidad de sufrir atentados mitómanos, pero el tío no se dio por aludido y se puso a firmar autógrafos entre el populacho. Anda y fírmame el peazo catedral pensaría Tartaglia con toda su buena fe. Pues resulta que una vez detenido por los escoltas, antes de que lo lincharan los seguidores de Il Cavaliere, gritó a plena voz: “Yo no he sido, yo no soy nadie”… Enga, a compartir historia, que no celda, con el que le tiró el zapato a Bush. Si es que después dicen que a los locos hay que encerrarlos…


Despierta consciente en el hospital
- Buenos días alteza, soy el Dr. Rossineri, todo en orden, un mes de reposo en su mansión y a seguir con sus andanzas, solo le debo prohibir comer turrones de esos buenos, aunque duros, de Alicante.
- A mí nadie me puede prohibir nada!
- Como compensación, le damos autorización para comer polvorones blanditos de Estepa
- Darme Estopa?, Nooooooooooo!
- Puede disponer usted cuando desee de su alta clínica
- Valeeee! Y esta buena esa Clínica?

lunes, 14 de diciembre de 2009

Espejismos

Cuando más olvidada parecía la reivindicación saharaui, acorralada por Marruecos en su gueto y olvidada de España por el careto, resulta que esta activista vuelve a poner en boca de todos la defensa de una causa justa, generando debate en la calle y haciendo llegar el asunto a los gobernantes de ambos países, que parecen ni siquiera avergonzarse de que Aminetu Haidar, en huelga de hambre desde el pasado 15 de Noviembre, vaya a perder la vida en su cuchitril del aeropuerto de Lanzarote donde inició la protesta sentada en el suelo de la terminal con una pancarta y una botella de agua como únicas armas de defensa contra la torpeza institucional.
Pero se ha creado una plataforma entre los artistas e intelectuales de la sociedad española, que parecen no estar dispuestos a cerrar los ojos ante la injusticia. Todo empezó casualmente, como suelen ocurrir estas cosas; fue en agosto de 2006 durante un concierto de Estopa en San Javier (Murcia) donde se encendió la mecha solidaria cuando dedicaron el recital al pueblo saharaui, acababan de conocer en el camerino minutos antes, a una chavala del desierto que les explicó con pelos y señales un conflicto del que no tenían ni idea (¿A cuantos de nosotros nos sucede lo mismo?); entre el público y tomando unas birrillas rumbirockeras se encontraba Javier Bardem, siempre atento a este tipo de movidas, que un tiempo después acudió a recoger un premio al festival de cine del Sahara y declinó la invitación de alojarse en lujosos hoteles de Marruecos, siendo alojado en una jaima de refugiados por la familia de aquella chica, que en su inocencia llamaba al amigo grandullón “El gordo que ronca”, con el sueño de los benditos que provoca la conciencia tranquila añadiría yo; Javier nunca olvidó aquella experiencia y empezó a ponerse en contacto con gente que vale la pena, siendo actualmente el abanderado, lógico por su repercusión internacional, de todo este grupo que cada día visita a Aminetu por turnos. Entre los “insurrectos” reclutados para la causa, además de los hermanos Muñoz, dan la cara las siguientes personas: Pedro Almodóvar, Manu Chao, Penélope Cruz, Kiko Veneno, Benito Zambrano, Edu Soto, Marisa Paredes, Kira Miró, Maribel Verdú, Carmelo Gómez, Rosa María Sardà, Emma Suárez, María Barranco, José Coronado, Manuel Vicent, Fernando Tejero, Eduardo Noriega, Icíar Bollaín, Fernando Colomo, Alberto San Juan, Hugo Silva, Macaco, Javier Corcuera, Fran Perea, Pablo Carbonell, Achero Mañas, Fernando León de Aranoa, El canto del loco, Lola Dueñas, Santi Millán, Pau Donés, Bebe, Elena Anaya, Juan Diego Botto, Guillermo “Willy” Toledo, Pilar Bardem, Veronica Forqué, Miguel Ángel Muñoz, Joan Manuel Serrat, Eduardo Galeano, Imanol Uribe, Silvia Munt, Carlos Bardem, Amparanoia, Fermín Muguruza y Julio Medem. Y siguen fichando, como debe ser…
Vamos a ver, esta claro que hay que hacerse oír como sea, porque cuando se apaguen los focos y las cámaras que hoy informan de Aminetu, este pueblo será olvidado durante otros 35 años, que es el tiempo que hace que España abandonó la excolonia que perfumaba su apestosa historia, esto no es como el desodorante Fa que no te abandona, aquí el hedor está vigente y debemos sentirnos culpables de esta memoria porque nuestros padres y abuelos abandonaron a esta gente a su suerte, no lo olvidemos nunca.
Aminetu Haidar solo quiere un permiso para volver a su casa, que Marruecos deniega y España ignora mientras la vida se le va en territorio canario; ¿o es que queremos hacer de Lanzarote la patética hazaña bélica del islote de Perejil?; la plataforma de Bardem y su gente pide una solución rápida al conflicto para salvarle la vida, aunque me temo será una mártir porque morirá de hambre o no podrá resistir las secuelas irreversibles de tantos días sin probar bocado; mientras tanto los ciudadanos de a pie pedimos la intervención del Rey Juan Carlos pero parece ser que el monarca anda muy ocupado preparando el discursito de Nochebuena, ¡manda Borbones!. Puede que Aminetu no vuelva a casa por Navidad ni coma turrones, pero espero y deseo que a otros se les atragante tanta desfachatez.
Señores míos; el Sahara no quiere ser ni marroquí ni español, es el sentimiento de sus gentes y hay que respetarlo, creamos de una puta vez en el sufragio universal y en el valor de la democracia con el voto libre de sus ciudadanos. Ellos tan solo son gentes del desierto, y quién ha tenido la suerte de conocerlos afirma que poseen el don de enseñarte la humildad, el coraje y la determinación de lo mejor del ser humano. Dejémoslos vivir en paz.-

jueves, 10 de diciembre de 2009

Fantasías animadas de hoy

Pues nada, parece ser que la semana que viene llega a las pantallas de todo el mundo una de esas pelis que puede suponer un antes y un después en la historia del 7º arte, empezando porque es desde ya la película más cara de todos los tiempos (300 millones de dólares del ala) y acabando porque por fin se va a estrenar, cuando estaba programada para mayo 2009, una vez ajustados los últimos retoques de postproducción a la vez que daban tiempo a los cines de todo el planeta Tierra para instalar los nuevos proyectores Cine Real D e Imax 3D.
No voy a decir nada de momento, solo que supongo que intentaré verla antes de que me masacren por todos lados con las opiniones del respetable público crítico, o puede que deje transcurrir un tiempo razonable y entonces verla con tranquilidad en algún sitio medio serio, muy alejado de los centros comerciales, vaya que si tengo que ir a uno de esos antros palomiteros, me quedo sin verla, será curioso ver las salas que asumen el “riesgo” de estrenarla, eso ya nos va a decir mucho al respecto.. .
Del jefe de todo, James Cameron, te puedes esperar cualquier cosa, a mí me encantaron “Terminator 2” y “Titanic” por ejemplo, así que en un principio le concedo el beneficio de la duda, algo que no suele sucederme con el cine comercial, del que consumo más bien poco, por no decir nada, y nunca pasando por taquilla. A veces en la tele o en DVD, siempre con mucha curiosidad. Y es que no me gusta despellejar a nadie ni rajar contra el sistema reinante sin tener antes mi propio criterio al respecto. De injusticias en las opiniones cinéfilas está el mundo lleno, y yo hace mucho tiempo que solo me creo lo que veo, aunque me encante debatir con los detractores del cine que me llena; aquí no sucede como con las pelis pequeñitas (de presupuesto, que no de calidad), donde el fenómeno del boca-oreja corre entre el público como un reguero de pólvora hasta reventar las taquillas con recaudaciones insospechadas, normalmente porque lo merecen. Aquí me temo que tendremos que viajar a Pandora para después poder emitir el veredicto correspondiente. Bon Voyage.-

The dark side of the...

Hay que estar hecho de una pasta especial para afrontar un trabajo individual comprometido, si me pongo a pensar en alguno me viene a la cabeza, por ejemplo, lo que debe sentir una persona que trabaja en un faro: el cielo y el mar desde su atalaya de observación, focos que indican el camino correcto a los barcos y todo lo que queda fuera del alcance del haz de luz simplemente el reflejo salvaje de lo insondable, clonado en el fondo de una taza de café; olas de crema instantánea coronando la oscuridad.
Sam Bell es un astronauta que vive en absoluta soledad en la cara oculta de la luna, ha firmado un contrato de 3 años con una mina de extracción de Helio-3 (un ingrediente esencial para la fusión nuclear, que puede generar una gran cantidad de energía limpia NO radioactiva, algo que los investigadores reales de hoy en día tienen en mente para el futuro inmediato de nuestro planeta, y más ahora que se ha descubierto la existencia de agua en nuestro satélite); con la única compañía de Gerty, el ordenador robotizado de la base, que a pesar de la importancia que tiene en la trama (hummm, a modo del Hal-9000 del 2001 de Kubrick podría parecer, aunque no acabo de estar de acuerdo); no deja de ser una puta máquina.
Pronto volverá a casa, donde le esperan su mujer y su hija de tres años, pero un “simple” imprevisto ocurrirá cuando apenas le quedan 3 semanas para cumplir su condena espa(e)cial. Sí, el numero 3 parece repetirse constantemente. Hummm, puede que tan solo sea una simple casualidad cuántica… o no.

Lo que sucede a continuación, en un giro espectacular del guión que a mi me parece que tiene más de una lectura, puede generar un debate interesantísimo sobre lo que nos espera en un futuro inmediato. Hablamos de ciencia ficción pero sutilmente rebozada de realidad, y también podemos agarrarnos a la humanidad como último recurso de supervivencia en un mundo tramposo, tan lleno de injertos de recuerdos implantados en nuestra memoria de androides publicitarios.
Sam Rockwell es el “único” actor protagonista de esta odisea de 97 minutos, el reto que supone para él llevar todo el peso de la función es equiparable a lo que debían sentir sobre las tablas del escenario los antiguos actores que declamaban a Shakespeare en el teatro. Excelente composición la suya, a través de un espacio claustrofóbico sin cobertura, importante el dato de la censura que le colocan, en forma de antena de bloqueo, sus jefes, que son los nuestros, para que la comunicación con su gente solo se le permita a través de mensajes grabados; donde acabar hablando con las paredes y sobre todo contigo mismo, es lo menos rocambolesco que te puede suceder. Y es que en el fondo solo somos seres humanos, eh Sam?
Ni quiero ni puedo decir más, tengo la sensación de que un ojo inhumano observa mis pulsaciones dispuesto a aniquilarme si no obedezco sus instrucciones, y es muy posible que vuelva a editar este escrito una vez le de sentido a un pequeño detalle que creo haber entendido de modo contradictorio, mis manías de seguir sendas alternativas a la “correcta”, aunque me hayan hecho dudar seriamente presentándome otra manera de entender la peli. De entrada muy recomendable, aunque posiblemente tendrá que escapar por la escotilla de salida a las películas de culto. Cierro comunicación. ¿Me ha recibido planeta Tierra?... bip bip… Si no recibo respuesta de inmediato, saldré a buscarla…

• Festival Internacional de cine de Edimburgo 2009 – Premio mejor ópera prima
• Festival Internacional de cine de Seattle 2009 – Premio mejor actor: Sam Rockwell
• Festival Internacional de cinema fantàstic de Sitges 2009 – Premios: Mejor película, Mejor actor: Sam Rockwell, Mejor Guión, Mejor diseño de producción.


*Para los que me impulsaron, a modo de recomendación, no dejar escapar… la luna.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Narcisos de ultratumba

Esta semana nos ha dejado Paul Naschy, alter ego del actor, director y guionista español Jacinto Molina. Posiblemente una de las figuras de culto más reconocidas por los fieles seguidores del cine fantástico y de terror, desde los años sesenta-setenta del siglo pasado hasta que le duró la cuerda. Desde su debut en aquella inolvidable “La noche de Walpurgis”, que tuve la suerte de ver hace muchoooo tiempo, hasta el final de sus días en que, por lo que he visto por ahí, colaboraba asiduamente con gente joven que quería dedicarse al cine desde la perspectiva de este genero, tan bajo de presupuesto y tan alto en cuanto a calidad imaginativa, sobrevolando más allá de los nubarrones de censura...
En Sitges ya reconocieron su trabajo como merecía, espero que en la próxima gala de los Goya, la monstruosa ministra de Inkultura González Sinde (Uhhh, como me quites el blog por Decreto Ley, voy a maldecirte apareciendo en tus tenebrosas pesadillas disfrazado de Waldemar Daninsky, que si por no la sabe usted señora ministra, fue el nombre que figuraba en el DNI del hombre lobo que interpretó Naschy en innumerables cintas de terror, serie B, de Bueno, claro…).
Con más de un centenar de películas a sus espaldas, era admirado por grandes directores de la talla de Spielberg o Tarantino, pero a pesar de todo fue muy poco reconocido por el mundo del cine en general, y las frikirecaudaciones de taquilla de sus pelis en particular. Supongo que le daba un poco igual; el amigo Jacinto era científico y arquitecto, además de levantar pesas en sus ratos libres, y lo dejó todo por la pasión que le suscitaba el mundo oscuro del terror reflejado en las cintas de celuloide. Siempre agradeció que los que le querían le colocasen la etiqueta de “El Lon Chaney del cine español”, el nunca dijo nada al respecto, solo siguió trabajando… por amor al arte.
Es un honor para mí, enterrarlo en este cementerio, aunque se perfectamente que no descansará en paz, y se levantará por las noches a juguetear con las entradas y los perfiles de los comentaristas que se dejan caer por estos siniestros parajes. Permiso concedido para campar a sus anchas, claro.-

Al margen de la ley

Imposible resistir la tentación de encontrar un cochecito como este en cualquier esquina y no echarle una foto. Recuerdo que cuando andaba por la calle de chiquitín, de la mano de mi madre, y pasábamos por el quiosco del barrio, siempre me quedaba embobado ante aquel escaparate de vidrio que mostraba, en perfecta alineación, toda la parrilla de coches que los niños soñábamos conducir; con los dedos de las manos en el lomo del vehiculo metálico blanquiazul con sirenas azulgranas, y las rodillas desnudas, que no alcanzaban a proteger de rasguños miles aquellos espantosos pantalones cortos, clavadas en tierra.
“Mami, cómprame el coche de policía, por favor”, supongo que tantas veces lo pedí, berrinche incluido, que mi santa madre cambió de ruta para que no pasáramos más por allí de camino al colegio, “No podemos comprar tonterías hijo, que está la cosa muy mal y hace falta el dinero…”; aprendí que existían otros caminos para llegar a la Roma de las aulas, pero no pude olvidar que tras aquel fino cristal, que lustraba cada día orgulloso el viejecito del quiosco, se me había quedado encerrado un sueño motorizado, con las llaves de contacto puestas, esperando que fuese a buscarlo. Tan cabezón he sido siempre, que aprovechando que el buenazo de mi padre, incauto ante el peligro que amenazaba las pesetillas de su exiguo monedero, me sacó un domingo de paseo pasando por aquella zona acotada por orden imaginativa, no pudo resistir mi carita de ángel cuando murmuré con un hilillo de voz: “Papi… cómprame el coche de poli, por favor”. Ah! Ingenuos papás que consienten siempre los caprichos de los peques sin apenas resistencia, aún a sabiendas de que se ganarán la bronca, disfrazada con ternura, de su mujer al llegar a casa, y que además les pondrán las esposas del instinto materno, sin rechistar…
Desde ese momento empecé a hacer mi ruta diaria, que transcurría por los bajos fondos de la mesa familiar, estrellando el coche contra las patas de madera en persecuciones desesperadas, sin efectos especiales, en busca de aquellos malos de película que me mostraban en televisión, enganché a muchos cacos que se amagaban entre las pelusillas que huían desesperadas de la escoba de mamá y hasta yo mismo aprendí a usar ese artefacto que barre, que me doblaba la estatura, buscando con el cepillo desesperadamente las microscópicas ruedas que saltaban volando por los aires cada vez que colisionaba el coche contra la madera de los muebles, para después entretenerme montándolas en mi laboratorio de niño pobre, consciente de que no podría estacionar el vehiculo en el taller de los sueños rotos, porque no volvería a tener otro si no lo reparaba. Reciclar o morir.
Cuando crecí, aunque aún estoy en ello, empecé a simpatizar con los malos que viajaban en los asientos traseros separados por una reja del piloto y copiloto vestidos con imponentes uniformes llenos de chapitas de metal, quizás porque me di cuenta que la delgada línea que separa a unos de otros es mucho más fina de lo que muchos creemos, y que existen infiltrados en ambos bandos; unos se aprovechan de las injusticias que les otorgan los galones de prepotencia que rigen los estados policiales, y otros se vuelven reaccionarios porque necesitan jugarse sus ideales, a una sola partida desesperada, contra las normas que les obligan a vivir en un mundo, rigurosamente vigilado, que no acaban de entender.-

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La entereza del anarquista

Lunes por la mañana. De vuelta al trabajo, el atasco típico de entrada a la gran ciudad, localización: Madrid, con su inevitable stress, el radio-casette del coche vomitando canciones para inadaptados sociales....
Todo empieza con un leve accidente entre dos vehiculos, y el choque mental que se produce entre sus dos ocupantes, cuyos divergentes mundos colisionan asimismo mientras rellenan con tinta de odio el correspondiente parte siniestro que establece la burrocrácia; esta nímia circunstancia les lleva a no perder el contacto, mediante los datos personales que figuran en la copy del expediente de tráfico, hasta la aparición en escena de una tercera persona, Rosana, hermanita quinceañera de la conductora del vehículo B, disparando el tono cómico-social empleado hasta el momento por el autor hacia el más puro y duro melodrama, esa Lolita de clase alta con modales de extraradio (estupendísima María Valverde en la versión cinematográfica), consigue romper los cimientos sensoriales del mecanismo de defensa del protagonista, conduciéndolo, a la vez que a todos nosotros, hacia un final realmente logrado.
Con una prosa contundente y bien elaborada, Lorenzo Silva firma en mi opinión su mejor obra hasta la fecha. Finalista del Premio Nadal 1997, galardón que más tarde consiguió en el 2000 por otra interesante novela "El alquimista impaciente", este libro se lee de un tirón y nos enseña que a menudo, esta vida tan plagada de injusticias no tiene demasiado sentido y que nadar a contracorriente, inevitablemente conduce a la destrucción, o debería decir a la salvación del ser humano.... A gusto del consumidor!
La película empieza así, el libro también, lo que sucede después en sus páginas, que se leen de un tirón, es toda una prueba de fuego para quienes creen que tienen el suficiente autocontrol como para despreciar los hechizos del corazón, o para aquellos que no ven más allá del tradicionalismo más recalcitrante en las relaciones entre personas, más allá de la fecha de nacimiento que indique su libro de familia.
Ver a Luís Tosar meterse en la piel de cualquier personaje hasta hacerlo suyo, con sobredosis de veracidad, es algo que me llena de gozo. Aquí le bastan dos minutos de ternura para componer el personaje de un hombre extrañamente sensible, capaz de emocionarse con algo tan contundente e inclasificable como este "Standby" de Extremoduro. El mundo secreto de los hombres, cuando están a solas consigo mismos... y con su circunstancia.-


"Vanidad tenemos todos, y a cualquiera nos gusta que nos la halaguen por hacer chorradas. Pero hace falta un par de pelotas para decirle al domador, cuando te pide que des un saltito a través de un aro ardiendo, que el salto lo dé más bien la puerca que lo parió y que ya puede empezar a gastar el látigo. La primera vez que uno salta por el aro ardiendo se deja las pelotas allí colgando y ya nunca más puede recobrarlas" - Lorenzo Silva