sábado, 14 de noviembre de 2009

El primo austriaco de Juan Tamariz

Esta es una de esas películas que por un motivo u otro se me escaparon en su momento, no se puede ver todo lo que uno desea en la pantalla grande, a no ser que pactes con el genio de la lámpara, y en el improbable caso de que lo hagas solo te dejara ver tres cosas del mogollón que se estrena mensualmente. Así que como suelo retener los títulos que dejo aparcados, y aprovechando que ayer estaba relajado apurando las vacaciones antes de volver el próximo martes al tajo, la pude ver en la tele, en TV3 concretamente, que dedica la noche de los viernes a emitir pelis contemporáneas de interés general con solo un corte publicitario superada la hora de metraje, arghh! Esto es nuevo, antes no metían ni ese tajo, ya que el ciclo se llamaba “Cinema sin interrrupcions”, ahora lo han rebautizado como “La gran película de divendres”, que poca imaginación, eso sí, respetan el momento de aplicarlo en un cambio de escena intrascendente; una meadita…
Neil Burger es el director de la función, creo que no lo conocía, me parece un trabajo entretenido sin más, con unos decentes efectos especiales (las mariposas elevando el pañuelo de la dama del patio de butacas), con algunos agujeros importantes en el fondo del sombrero del prestidigitado guión que firma el mismo, y una interpretación del rico personaje bombón del mago Eisenheim bastante discreta por parte de Edward Norton (a mi me encanta este actor, con lo cual estoy obligado a pedirle más ya que parece pasearse por el escenario como por encargo, aunque el tercio final lo salva de una debacle interpretativa que podía haber sido considerable); su partenaire en la trillada historia de chico conoce chica en la infancia – se prometen amor eterno – y se reencuentran en el futuro – es Jessica Biel, superándolo, a pesar de disponer de bastantes menos minutos, en un papel que rechazó en su momento Liv Tyler.

La magia que irradia el propio cine como arte nos reserva un final de esos con truco, como no podía ser de otra manera con este argumento, tonto Krust!, francamente una buena resolución a la manera… hitchcockiana, diría yo.
Me gusta consultar la página de Film-Afinitty para ver la opinión del espectador sobre las películas que voy a comentar, manías, en este caso me sorprende que la media en la votación la tengan en 7.1, un notable vaya, mi voto sobre diez sería un 5 justito.
Lo mejor en mi opinión, la preciosa recreación de Viena principios S.XX, la envolvente música que compone Philip Glass, y los inmensos secundarios que dan vida al príncipe Leopold (Rufus Sewell) y al inspector de policía Uhl (Paul Giamatti), que sostienen en perfecto equilibrio la funambulista sesión.

7 comentarios:

  1. Yo la recurdo algo des-ilusionante, vamos un coñazo. No sabia que la banda sonora era de Felipe Vidrioo.(para echar la siesta de lujo).Dentro del gremio de los embusteros, me gustó más "El truco final", que si no recuero mál estrenaron por las mismas fechas.

    Se Nick Cave descendiendo a los infiernos!

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. A mí no me gusta nada la película. No me pareció ni entretenida, mucho azúcar y poco fondo. Casualidad o no, se estrenó casi a la par que El truco final (me quedo con ésta, aún siendo tramposa), se ve que pegó fuerte ese fin de semana los ilusionistas y los magos. A la Jessica Biel también la hacía trucos, pero no de magía precisamente. En cuanto al señor Edward Norton, ha perdido el norte. Cada día actúa peor, ¡lástima! parecía otra cosa viéndole en American History X y alguna que otra más.

    Saludete y un bratzzo

    ResponderEliminar
  3. Esto de moderar los comments mola porque te encuentras historietas que coinciden en el fondo, sin haberse visto la forma. Me apunto ese truco final, que no la he visto...

    Un abrazo y seguid con la mágia músico-cinéfila, champis ;-)

    ResponderEliminar
  4. A mí me pareció entretenida lo justo y un pelín empalagosa. No lo sabía, pero menos mal que no se metió al final la mosquita muerta prinsesa de los bosques de la comarca, sino sí que menudo pastel, mezclando los truquitos con magia elfica, un hechizo del sopor hubiera resultado. Por cierto, a ver, coge una carta...;-)

    ResponderEliminar
  5. Yo les encuentro cierto parecido, las dos tienen ese aire de gatita mimosa que nunca araña, salvo que te lo montes bien y te marquen... la espalda :-p
    Venga, ya la tengo! A ver, joder, me ha salío el 2 de corazones, en el fondo soy un romántico...

    ResponderEliminar
  6. Creo que estais siendo excesivamente duros con esta "bonita" película, máxime teniendo en cuenta el actual panorama cinematográfico. No es una obra notable pero sí correcta, aunque previsible, pero en todo caso con algún que otro refinamiento, como los que cita Krust. Creo que los que tenemos ya algunos años, el "bien" sería la nota acertada. Se ve con agrado y se olvida sin problema, dejando un levísimo recuerdo grato. Abrazos y moderaos un poquito que os noto excesivamente intransigentes.

    ResponderEliminar
  7. No pasa nada, Fran, se comenta y se debate, se intercambian opiniones civilizadamente y con respeto a la opinión de los demás. Esta claro que no nos pueden gustar a todos las mismas cosas, yo a veces reconozco pecar de impetuoso cuando algo me gusta, defendiéndolo con uñas y dientes ante sus detractores, pero a veces me sorprendo con actitudes similares a la mía que me hacen ver la obra en cuestión de otra manera, redescubrirla digamos, hay cosas que merecen ser revisitadas...
    No es el caso de esta peli creo, me quedo con ese "se ve con agrado y se olvida sin problema" que tu dices...

    Un abrazo.-

    ResponderEliminar