jueves, 26 de noviembre de 2009

Cabezas cuadradas

Siempre me ha sorprendido sentirme extranjero en cualquier parte, mi patria es el mundo y su bandera es mañana, mis límites los pone el momento presente y sus fronteras empiezan más allá de la luna. Soy nacionalista terráqueo desde el mismo momento que me levanto cada mañana con el pie izquierdo.
Dice el documento que me acredita como miembro de una casualidad geográfica que pertenezco al estado español, a la vez que me contradice mi espíritu pacífico que se rebela contra la pertenencia a grandes comunidades globalizadas en torno a tópicos casposos.
A nivel mundial, y bajo el yugo norteamericano que rige los destinos de la aldea global, reniego del pensamiento único que pretende clonarnos a todos desde que nacemos, lavándonos el cerebro con paraísos artificiales marca Disney, para después reunirnos en manada video controlada, cuando somos mayores, en torno a la hamburguesa de carne picada por la viruela consumista que representan las sociedades modernas y occi-dentales (que muerden con saña demoledora los occipitales de los que no han tenido su teórica suertecita); saboreando el placer light de ser una jodida lata de coca-cola más en la columna paletizada de la estupidez humana.
En términos locales, la España grande y libre que pregonaba el dictador Paquito y sus secuaces populares, que me temo volverán como las oscuras golondrinas, me produce vergüenza ajena, por su sumisión al gran imperio mediático, por su participación en guerras aniquiladoras contra los más desfavorecidos, y por su explotación sobre todos esos países a los que impusieron su idioma a costa de cortarles la lengua y mutilarles la libertad de la tradición ancestral. Aunque me la quiera de verdad a este península, culo y puerta de salida europea que peina los cabellos de la negra África…
Cuando uno descubre los detalles pequeñitos que aportan los extranjeros en todas partes del mundo, se da cuenta de la grandeza que representa estar vivo y conocer otras costumbres, otras maneras de sentir, eso es la cultura universal, ser extraños en nuestra diversidad y compartirlo con los demás; siempre preferiré ser un imperfecto ser humano a un perfecto androide del experimento fascistoide creado por el Doctor Todosomosidems, así que pónganse en fila INDIA las cheerleaders de la globalización para empezar a chupar del (ci)bote mestizo de este extranjero que adora los pequeños pueblos, con sus diversas costumbres y tradiciones; con el respeto y el reto que le merece, y supone, la idea de sobrevivir bordando una senda de resistencia sobre las costuras de la utopía… y venderla en un mercadillo al aire libre.-
El te lo explicará bastante mejor… AQUÍ

2 comentarios:

  1. Me encanta tu entrada, me identifico con tus palabras, las hago mías porque pienso como tú...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Bohemia, siempre es agradable sentirse acompañado en el exilio, cuando te sientes extranjero en cualquier lugar.
    Puedes hacerlas tuyas, las palabras del pueblo no tienen dueño.

    Buen finde.-

    ResponderEliminar