lunes, 30 de noviembre de 2009

Agüachirri xenofobo

Me dio tanta rabia en su momento que “Brokeback mountain” no ganara el Oscar a la mejor peli en el 2005 en detrimento de esta ensaladilla de vidas cruzadas, que además está muy mal aliñada; que ahora me alegro de haberme ahorrado unos euritos y haberla visto una tarde como hoy en DVD, como complemento de día perruno de descanso. Me jode tanto cuando veo algo malo en el cine, que mejor no cruzarse en mi camino a la salida, uff… ahora me ha venido a la memoria aquel día en que me entró una reportera subnormal de Antena 3 con el micro en la mano, preguntándome que me había parecido “El rey León”, le digo que no me apetece salir en la tele y la muy guarrilla me insiste poniéndome la alcachofa en la boca: Arghhhhh!, que muerdo...
Mejor película, guión y montaje que se llevó esta tomadura de pelo, menudo botín para tan poca calidad, el tema de las historias cruzadas entre los personajes es un calco malo de las pelis de Iñarritu, la coral de actores que se pasean por la pantalla intentando salvar su parte como pueden en un casting de campanillas, pués todos espantosos salvo Don Cheadle y Tandie Newton en mi opinión, y quizás el poli que interpreta Matt Dillon de manera tan convincente, aunque con menos presencia en la trama de la que requería su personaje. Y poco más que salvar de la quema, quizás la BSO que firma Mark Isham, un interesante compositor me parece este tipo.

Decir que el argumento pretende analizar la psicosis mental del pueblo norteamericano tras los atentados del 11-S, a la vez que hace un juicio, sumarísamente light, sobre los problemas raciales que se vivieron en Los Ángeles a principios de siglo XXI, ¿lo de las torres fue el 2001, no?; como pasa el tiempo… ya ni nos acordamos de lo que intentaba hacer con el mundo el pequeño Bush, la pena es que lo que pudo ser una buena película; si hubiera metido a fondo el dedo en la llaga de los temas que toca, patético el personaje del iraní y su familia feliz incrustados con calzador en el país de las oportunidades, se queda en un intento mediocre y atolondrado de intentar aleccionar a los mortales con el mensaje subliminal que entonces proclamaba el presidente Arbushto. Mejor el “Crash” de Cronenberg (1996), nada que ver con esta, que hasta el título tuvieron que copiar Paul Haggis y su equipo.
En fin, supongo que un crash, choque, colisión, o como lo quieras llamar, lo tiene cualquiera.-

5 comentarios:

  1. Uno de tantos robos ocurridos en los Oscars. Brokeback Mountain fue la mejor de todas las nominadas. Lo cual tampoco era muy dificil, porque en el 2005 había mucho pepino nominado. Lo único que me parece decente de Crash es Matt Dillon. Que aún saliendo tan poco como sale, se come a todo el reparto en dos escenas.

    En cuanto al crash de Cronenberg....lo único que puedo decir es que no es peor que esta. Pero tampoco es que sea gran cosa (pa el muá, claro).

    Saludete y a vIBRAr con otras pelís

    ResponderEliminar
  2. Hola Krust!

    Yo de cine nada corazòn, pero me gusta leer las crìticas de los que tiene ojo para èl y la verdad me he reìdo bastante con cada una de tus expresiones, eh! jajajaja

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Perfecto análisis de una obra absolutamente vacía, hueca, y lo peor pretenciosa. Y más aún la comparación que haces con el espléndido, sí espléndido cine de Alejandro González Iñárritu, que es capaz de filmar el alma humana como pocos. Es falsa, tremendamente falsa, sostenidamente superficial. Como ya comentamos alguna vez hay recientes obras como Magnolia que frisan el magisterio, que te agarran por los testículos y sencillamente te apasionan. No obstante, no puedo por menos que indicar aquí mi indiferencia por Brockbain Mountain, obra que me dejó frío e impasible. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Se me olvidaba, recientemente vi de Fernando Meirelles, Ciudad de Dios, y me quedé maravillado. Eso es un prodigio de guión, un mecano magistral, complejísimo que se ensambla milagrosamente. La obra es durísima, hasta el punto que te deja trastornado, sin ánimo, resacoso, apesadumbrado, pero analizada posteriormente te das cuenta de la complejidad, dificultad y extraordinario laberinto de la película. Creo no equivocarme si digo que es una de los guiones mas prodigiosos que he visto en el cine. La cito por lo que comentas del guión y las nuevas obras que aparecen entremezclando historias.

    ResponderEliminar
  5. Sobretodo esa escena en que el Dillon (un actor que siempre me ha gustado) cachea, o mas bien sobetea a discrección, a la Tandie Newton, en presencia del marido negro. Muy lograda esa escena, sí. El "Crash" de Cronenberg me gustó bastante más que este, por la erótica que desprendía el conjunto, uff... inolvidable la Arquette con la patachula :-)

    Bueno Nora, las expresiones para bien o para mal, es lo que te hace sentir el 7º arte cuando lo sientes de verdad, a mí es que me chifla eso de vivir otras vidas durante un par de horas, entre otras cosas que me aporta el cine. Si tienes la suerte de encadenar un par de obras maestras, te aficionarás para el resto de la vida. Prueba y verás...

    Buen ejemplo el que pones de "Magnolia", Altaica, si se trata de comparar entre historias cruzadas, en esa todo se aborda desde una perspectiva, para mí, mucho más creible, y lo que es más importante muchísimo mejor resuelta en el montaje final (cuando te presentan tantos personajes, hay que hilar fino para que todo cuadre cuando converge el encuentro entre ellos, Anderson lo consiguió, Haggis no!).
    Me alegro que te haya gustado "Ciudad de dios", más que el guión que no deja de ser la historia que se escribe cada día en la calle, a mí me gustó que esa peli si que mete en dedo en la llaga de lo que cuenta, vaya que sin haber estado en una favela ya se lo que me puedo encontrar (a eso le podemos llamar VERACIDAD), en "Crash" se apuntan cosas, pero no se muestra nada, por ejemplo la brutalidad de la policía de L.A. con los ciudadanos negros. Río de Janairo, favela olímpica 2016...

    Un abrazo a los 3.-

    ResponderEliminar