lunes, 30 de noviembre de 2009

Agüachirri xenofobo

Me dio tanta rabia en su momento que “Brokeback mountain” no ganara el Oscar a la mejor peli en el 2005 en detrimento de esta ensaladilla de vidas cruzadas, que además está muy mal aliñada; que ahora me alegro de haberme ahorrado unos euritos y haberla visto una tarde como hoy en DVD, como complemento de día perruno de descanso. Me jode tanto cuando veo algo malo en el cine, que mejor no cruzarse en mi camino a la salida, uff… ahora me ha venido a la memoria aquel día en que me entró una reportera subnormal de Antena 3 con el micro en la mano, preguntándome que me había parecido “El rey León”, le digo que no me apetece salir en la tele y la muy guarrilla me insiste poniéndome la alcachofa en la boca: Arghhhhh!, que muerdo...
Mejor película, guión y montaje que se llevó esta tomadura de pelo, menudo botín para tan poca calidad, el tema de las historias cruzadas entre los personajes es un calco malo de las pelis de Iñarritu, la coral de actores que se pasean por la pantalla intentando salvar su parte como pueden en un casting de campanillas, pués todos espantosos salvo Don Cheadle y Tandie Newton en mi opinión, y quizás el poli que interpreta Matt Dillon de manera tan convincente, aunque con menos presencia en la trama de la que requería su personaje. Y poco más que salvar de la quema, quizás la BSO que firma Mark Isham, un interesante compositor me parece este tipo.

Decir que el argumento pretende analizar la psicosis mental del pueblo norteamericano tras los atentados del 11-S, a la vez que hace un juicio, sumarísamente light, sobre los problemas raciales que se vivieron en Los Ángeles a principios de siglo XXI, ¿lo de las torres fue el 2001, no?; como pasa el tiempo… ya ni nos acordamos de lo que intentaba hacer con el mundo el pequeño Bush, la pena es que lo que pudo ser una buena película; si hubiera metido a fondo el dedo en la llaga de los temas que toca, patético el personaje del iraní y su familia feliz incrustados con calzador en el país de las oportunidades, se queda en un intento mediocre y atolondrado de intentar aleccionar a los mortales con el mensaje subliminal que entonces proclamaba el presidente Arbushto. Mejor el “Crash” de Cronenberg (1996), nada que ver con esta, que hasta el título tuvieron que copiar Paul Haggis y su equipo.
En fin, supongo que un crash, choque, colisión, o como lo quieras llamar, lo tiene cualquiera.-

viernes, 27 de noviembre de 2009

Amy Gos


¿Dónde pongo lo hallado?
En las calles, los libros,
la noche, los rostros,
en que te he buscado.

¿Dónde pongo lo hallado?
En la tierra, en tu nombre,
en la Biblia, en el día...
que al fin te he encontrado

¿Qué le digo a la muerte tantas veces llamada a mi lado
que al cabo se ha vuelto mi hermana?

¿Qué le digo a la gloria vacía de estar solo,
haciéndome el triste, haciéndome el lobo?

¿Qué le digo a los perros que se iban conmigo
en noches pérdidas de estar sin amigos?

¿Qué le digo a la luna que creí compañera
de noches y noches sin ser verdadera?

¿Qué hago ahora contigo?
Las palomas que van
a dormir a los parques,
ya no hablan conmigo

¿Qué hago ahora contigo?
Ahora que eres la luna, los perros,
las noches, todos los amigos.


Silvio Rodriguez

- Amo, que sueñe usted con hadas...
- Sabes que prefiero que me tutees, Krusty
- Solo me gustaría saber si cree usted en ellas
- Yo solo creo en... almohadas.-

Krust

jueves, 26 de noviembre de 2009

Cabezas cuadradas

Siempre me ha sorprendido sentirme extranjero en cualquier parte, mi patria es el mundo y su bandera es mañana, mis límites los pone el momento presente y sus fronteras empiezan más allá de la luna. Soy nacionalista terráqueo desde el mismo momento que me levanto cada mañana con el pie izquierdo.
Dice el documento que me acredita como miembro de una casualidad geográfica que pertenezco al estado español, a la vez que me contradice mi espíritu pacífico que se rebela contra la pertenencia a grandes comunidades globalizadas en torno a tópicos casposos.
A nivel mundial, y bajo el yugo norteamericano que rige los destinos de la aldea global, reniego del pensamiento único que pretende clonarnos a todos desde que nacemos, lavándonos el cerebro con paraísos artificiales marca Disney, para después reunirnos en manada video controlada, cuando somos mayores, en torno a la hamburguesa de carne picada por la viruela consumista que representan las sociedades modernas y occi-dentales (que muerden con saña demoledora los occipitales de los que no han tenido su teórica suertecita); saboreando el placer light de ser una jodida lata de coca-cola más en la columna paletizada de la estupidez humana.
En términos locales, la España grande y libre que pregonaba el dictador Paquito y sus secuaces populares, que me temo volverán como las oscuras golondrinas, me produce vergüenza ajena, por su sumisión al gran imperio mediático, por su participación en guerras aniquiladoras contra los más desfavorecidos, y por su explotación sobre todos esos países a los que impusieron su idioma a costa de cortarles la lengua y mutilarles la libertad de la tradición ancestral. Aunque me la quiera de verdad a este península, culo y puerta de salida europea que peina los cabellos de la negra África…
Cuando uno descubre los detalles pequeñitos que aportan los extranjeros en todas partes del mundo, se da cuenta de la grandeza que representa estar vivo y conocer otras costumbres, otras maneras de sentir, eso es la cultura universal, ser extraños en nuestra diversidad y compartirlo con los demás; siempre preferiré ser un imperfecto ser humano a un perfecto androide del experimento fascistoide creado por el Doctor Todosomosidems, así que pónganse en fila INDIA las cheerleaders de la globalización para empezar a chupar del (ci)bote mestizo de este extranjero que adora los pequeños pueblos, con sus diversas costumbres y tradiciones; con el respeto y el reto que le merece, y supone, la idea de sobrevivir bordando una senda de resistencia sobre las costuras de la utopía… y venderla en un mercadillo al aire libre.-
El te lo explicará bastante mejor… AQUÍ

martes, 24 de noviembre de 2009

La dona del sac

Casualmente escuchaba esta mañana en un programa de radio la historia real de esta asesina en serie que aterrorizó a la sociedad catalana a principios del siglo pasado, y no he podido evitar pensar en que quizás mis abuelos, a los que no conocí, sintieron en su piel el terror de compartir calles, acontecimientos históricos o sociedad propiamente dicha con esta vampira errante que se movía por zonas tan populares como el Port, Raval, o Portal de Santa Madrona, lugares de la ciudad que curiosamente transitaba el pequeño muchacho que buscaba denodadamente el cementerio de los libros olvidados en “La sombra del viento” de Ruiz Zafón, estupenda novela de aventuras por si alguien quiere saber mi opinión sobre este libro.
Esa era una historia ficticia enmarcada en la postguerra española, pero la existencia de la Vampira de Barcelona fue un hecho real de nuestra historia reciente, ¿Qué hubiera sucedido si se hubieran encontrado en una calle portuaria una noche neblinosa de invierno? Como lo real siempre suele superar a lo ficticio, mientras analizaba esto, no pude dejar de pensar en todos los niños que tuvieron la desgracia de cruzarse en el camino de Enriqueta Martí Ripollés (Sant Feliu de Llobregat, 1868 – Barcelona, 1913), probablemente si Daniel Sempere, el personaje de 11 años de la novela de Zafón, cuando deambulaba solo por las calles portuarias, se hubiera encontrado con ella, hubiera aceptado el caramelo podrido de manos del infausto destino…
Un personaje extraño esta mujer, como todos los vampiros reales o imaginarios, por lo visto llevaba una doble, triple, o cuádruple vida, ya que trabajaba como prostituta de noche como primera profesión; además de día se disfrazaba de mendiga y pedía caridad por las iglesias, aún sin necesidades económicas para subsistir, acompañada de niños que secuestraba por las calles de la ciudad y hacía pasar por sus propios hijos, a los que luego prostituía y asesinaba, contactando en las zonas elegantes con sus clientes potenciales una vez cambiaba sus harapos por modelitos de señorita de noche, dicen las crónicas de entonces que se le solía ver a la entrada y salida del Teatre del Liceu, donde acudía la flor y la nata de la burguesía catalana, ofreciendo sus servicios prohibidos con menores, entre los coches de caballos…
Además en sus ratos libres, supongo yo que por las tardes, ejercía de curandera, sus productos estaban hechos de restos humanos de los niños de entre 3 y 14 años que asesinaba: sangre, cabellos (para hacer pelucas), huesos (molidos en polvo, que además le ayudaban a hacer desaparecer pruebas)… la gentuza de clase alta pagaba grandes cantidades de dinero por todos estos ungüentos, pomadas, lociones, y vete a saber todo lo que aprovechaba, por descontado todas las criaturas habían sido utilizadas con anterioridad en salvajes rituales sexuales, donde ella tomaba grandes copas de sangre tinta de joven añada, como elixir de eterna juventud.
Nadie sabe a ciencia cierta cuantas victimas causó, pero cuando se extiende entre la población la leyenda negra de que desaparecen niños, es que algo gordo sucede, parece ser que le imputaron solo 12 crímenes, resguardada por todos los nombres y hombres pudientes, que habían contactado con ella, pero parece ser que fueron muchísimos más.
Una vecina cotilla vio en el Entresuelo 1ª de la calle de Ponent, a la última víctima de Enriqueta, una niña a la que habían rapado el pelo y que lloraba, mirando con ojos tristes por una ventana que daba a su patio, se llamaba Teresita Guitart Congost y había desaparecido días atrás, demostrando que el terror popular era cierto, cuando toda la ciudad la buscaba por las fotos de los periódicos, aquí se destapó todo el asunto y empezó a gestarse la leyenda negra de la vampira de Barcelona.


* A quién pueda interesar el tema, existe mucha información en Internet sobre ella y su abominable historia, yo intentaré leer el libro con mucha curiosidad y ya hablaré sobre el… sobre ella. Aunque me veo obligado a advertir que he tenido que dejar de investigar, por la dureza de lo que se cuenta en algunas páginas web…

domingo, 22 de noviembre de 2009

Sonrisas chauvinistas, lágrimas celtas

Ya están repartidos todos los pasaportes para el mundial del próximo verano en Sudáfrica, con las repescas del pasado miércoles se ha completado el cartel estelar, donde figurará con gloriosas letras azules escritas “a mano” el nombre de Francia, en detrimento de Irlanda, que se quedará fuera de la cita por una de esas injusticias que suceden a menudo en todos los estamentos de las sociedades que habitamos, la imperfección del hombre, capaz de premiar al tramposo castigando al noble espíritu deportivo, el fútbol y la vida misma… son así.
Los humanos podemos ser realmente encantadores en ocasiones, y sumamente abominables en otras, todo dependerá de cómo se las gaste nuestro instinto de supervivencia; porque no nos engañemos, cuando se trata de ganar, y seguir vivo, todo vale, ¿o no?, la mano de dios… que mece la cuna de la victoria.
Que Tití Henry tocó la pelota con la zarpa, después de más de 200 minutos intentando deshacer la igualada eliminatoria, está fuera de toda duda, y no una sino dos veces, que además estaba en fuera de juego, hummm no sé. Que viendo la jugada en tiempo real, rapidísima la acción, no se aprecia violación del reglamento también es verdad. Que viendo las inmediatas protestas de los irlandeses se intuye que algo ha pasado en el área, seguro que sí. Que ha pedido perdón después del partido al pueblo irlandés, cierto. Que celebró la clasificación como un poseso, también, eso no vale, tío! Que el parlamento de Irlanda ha montado en cólera haciendo de la eliminación una cuestión de estado, mientras Sarkozy se hace el longui, también, ¿no hay cosas más importantes que discutir, me pregunto yo, o es que se aburren en sus escaños? Que el prestigio de este jugador se va a resentir en lo que le resta de carrera, también es cierto. Que a pesar de ser una de mis favoritas, por juego y simpatía, espero y deseo que eliminen a Francia en la primera fase, cierto. Que tenemos que crucificar a Henry, modificando las reglas de la competición, rotundamente… no, aunque se pueden y se deben aplicar mejoras en el reglamento.
Se oyen voces partidarias de implantar el control tecnológico para ver las jugadas polémicas repetidas y que los árbitros reunidos emitan su sentencia; mal asunto me parece a mí, en primer lugar porque se harían eternos esos fantásticos 90 minutos ancestrales de siempre, además que haríamos mientras discuten la jugada, ¿meterían publicidad en la TV, mientras se dirime el veredicto?, y sobretodo porque, dejando de lado la claridad de esta jugada en concreto, ¿Qué pasa con ese típico penalty que cualquiera de nosotros ve repetida 20 veces y a cada toma cambiamos de opinión?
Como humanos nos equivocamos, los árbitros también, todo esto forma parte de la tan cacareada salsa del fútbol, el uso de la tecnología me parece muy acertado para otros deportes de sillón-ball, como por ejemplo el tenis, con esas cámaras tan chulas que en cuestión de segundos te dicen si la bola entró o no; aunque el "ojo de halcón", creo que se llama, no estaría mal para ciertas jugadas balonpédicas, aunque no para todas, a los pícaros hay que castigarlos con tarjetas y si consiguen engañarnos hay que aplaudirles el truco, reconociendo que han sido más listos que nosotros.

Pero la grandeza del fútbol posiblemente sea su propia imperfección, donde nos vemos reflejados como seres humanos, la fidelidad planetaria hacia este deporte así parece confirmarlo.
Por lo demás, el divertimento de siempre, 11 contra 11, una pelotita caprichosa, un poco de suerte y un mucho de calidad, a pesar de todo siempre suele ganar quién lo merece, los perdedores deben reconocerlo, aprender de sus errores… y seguir jugando!


miércoles, 18 de noviembre de 2009

De hojas y miel


Quizás sea este el más conocido de los besos en la historia del arte, aunque existen tantísimos que seguro que todos tenemos uno especial grabado en la memoria ya sea en películas, libros, cuadros, fotos, canciones o momentos íntimos. Hace relativamente poco me enteré que no fue un ensalzamiento del amor espontáneo, sino dos modelos que posaron ante la cámara del célebre fotógrafo francés, ¿algún problema?, para mí lo importante es lo que el autor quiso expresar a través de su objetivo, en una calle cualquiera de París, ciudad eterna.
Por lo visto, los estudiosos del tema enlazan el significado del beso con una forma de regreso a la infancia, en teoría la etapa más feliz de nuestras vidas (algo de lo que discrepo rotundamente, como opinión personal), siendo nuestro primer contacto con el amor el que procede de la boca cuando mamamos el pecho de nuestra madre, que nos proporciona el placer de la seguridad. Si viajamos más allá de las generaciones conocidas, donde caen las últimas hojas de nuestros árboles genealógicos, se sabe que nuestros ancestros alimentaban a sus hijos, intercambiando la comida masticada de boca a boca, justo como hacían los chimpancés, siguiendo las teorías de Darwin.
La atrayente prohibición de la fruta madura que podríamos relacionar con el sexo, y que se encuentra en esa coloración tan especial de los labios bucales... y el irisado rosa de los genitales, aquí no hay distinciones entre hombres y mujeres. Evolucionamos, y nadie sabe a ciencia cierta el como, donde y porqué se originó la costumbre de besarse entre semejantes. Y no creo que alguien se lo pregunte más allá de la curiosidad, el río de la vida sigue su curso, cada quién a su ocupación escribiendo la historia con cada paso que da sobre ella, nadie conoce a nadie en esa calle de París y el beso pasa inadvertido salvo para los dueños de ese instante.
La alquimia del sexo se consigue a través de la química del amor, donde se gestan los besos, y los labios que los dan representan una de las zonas erógenas más sensibles que conforman la perfecta maquinaria del cuerpo humano; transmitiendo a los centros de placer del cerebro miles de neuronas sensoriales con ganas de iluminar nuestra gris (sin esta expresión de entrega incondicional) existencia.
Por eso creo que no deberíamos desaprovechar la oportunidad de ofrecer nuestros besos a quién nos apetezca, siempre que los consideremos dignos de nuestra atención, desde amigos a seres queridos, pasando por mejillas desconocidas que quizás reconozcamos como cómplices del futuro, dicen que estos pequeños regalitos son capaces de iluminar la más triste de las frías mañanas otoñales.
Esto no es una pose, pese a quién pese, pase y no me pise, que estoy besando al beso que puse en su ausencia. Fogonazo de flash. Esta tontería, última frase con la que siempre intento redondear los huevos escritos, es lo que me inspira a mí la foto de Doisneau…

lunes, 16 de noviembre de 2009

Smoking Kong

Pues parece que a principios de 2010, dicen que eso es ya mismo, el gobierno de este bendito país va a prohibir fumar en todos los bares y restaurantes como medida para seguir tocando los huevos y despreciando la libertad de los fumadores, que por lo visto son los principales causantes de la crisis mundial, la misma de la que otros países ya empiezan a salir mientras a nosotros aún nos queda ese año 10 para seguir chupando la colilla de la recesión económica.
No tienen bastante con la elección de locales para los no fumadores por parte de los restauradores, ni que estos habilitaran zonas especiales para la convivencia entre ambos bandos, por no hablar de cómo nos hemos bajado los pantalones delante del patrón a la hora de reivindicar un área de fumadores en los curros, quieren girar la tuerca un poco más, con lo que lo único que van a conseguir es que se fumetee fuera de los establecimientos, habilitando terracitas con estufita en las aceras para cuando sople el gélido aire invernal, como empieza a suceder en otros sitios; y es que en un país tan juerguista como este, la peña va a tomar la calle para quemar sus cartuchos de nicotina, con el consiguiente jaleo para los vecinos, que igual son los mismos inquisidores del tema, que se esconden tras sus cortinas de humo para no contagiarse. No tardarán en salir del local los fumadores pasivos, buscando el calor del amor en un bar y una silla en el boulevard de los leprosos. Si no, tiempo al tiempo. Claro que si lo prefieren pueden quedarse dentro haciendo compañía al camarero, entre fritangas de aceite barato y los goles en propia puerta que berrea la pantalla plana digital en el match del día, pongamos que juegan la Cultural Leonesa de Zapatero contra el Compostela de Rajoy … agárramela que me voy, pa fuera.
A mí me molaría que la peña que utiliza el coche a diario, contaminando muchísimo más que los fumadores, para moverse por la ciudad, dejara de hacerlo y usara el transporte público, pero si digo esto en público me toman por piloto de autos locos (los que se mueven con sus pies a modo de rueda), o de aeroplanos que diría Manolo García, ¿de que vais con la hipocresía de postal?.
Empecé a fumar con 13 años, actualmente fumo una media de entre 15-20 cigarrillos, que es malo no hace falta que me lo cuenten estos, algún día supongo que lo dejaré, pero será cuando yo decida que ha llegado el momento, mientras tanto seguiré decidiendo en total libertad lo que hago o dejo de hacer con mi salud, respetando a los demás siempre, como me gustaría que hicieran conmigo.

"Smoking room" - Roger Gual / J.D. Wallovits (2002)

sábado, 14 de noviembre de 2009

El primo austriaco de Juan Tamariz

Esta es una de esas películas que por un motivo u otro se me escaparon en su momento, no se puede ver todo lo que uno desea en la pantalla grande, a no ser que pactes con el genio de la lámpara, y en el improbable caso de que lo hagas solo te dejara ver tres cosas del mogollón que se estrena mensualmente. Así que como suelo retener los títulos que dejo aparcados, y aprovechando que ayer estaba relajado apurando las vacaciones antes de volver el próximo martes al tajo, la pude ver en la tele, en TV3 concretamente, que dedica la noche de los viernes a emitir pelis contemporáneas de interés general con solo un corte publicitario superada la hora de metraje, arghh! Esto es nuevo, antes no metían ni ese tajo, ya que el ciclo se llamaba “Cinema sin interrrupcions”, ahora lo han rebautizado como “La gran película de divendres”, que poca imaginación, eso sí, respetan el momento de aplicarlo en un cambio de escena intrascendente; una meadita…
Neil Burger es el director de la función, creo que no lo conocía, me parece un trabajo entretenido sin más, con unos decentes efectos especiales (las mariposas elevando el pañuelo de la dama del patio de butacas), con algunos agujeros importantes en el fondo del sombrero del prestidigitado guión que firma el mismo, y una interpretación del rico personaje bombón del mago Eisenheim bastante discreta por parte de Edward Norton (a mi me encanta este actor, con lo cual estoy obligado a pedirle más ya que parece pasearse por el escenario como por encargo, aunque el tercio final lo salva de una debacle interpretativa que podía haber sido considerable); su partenaire en la trillada historia de chico conoce chica en la infancia – se prometen amor eterno – y se reencuentran en el futuro – es Jessica Biel, superándolo, a pesar de disponer de bastantes menos minutos, en un papel que rechazó en su momento Liv Tyler.

La magia que irradia el propio cine como arte nos reserva un final de esos con truco, como no podía ser de otra manera con este argumento, tonto Krust!, francamente una buena resolución a la manera… hitchcockiana, diría yo.
Me gusta consultar la página de Film-Afinitty para ver la opinión del espectador sobre las películas que voy a comentar, manías, en este caso me sorprende que la media en la votación la tengan en 7.1, un notable vaya, mi voto sobre diez sería un 5 justito.
Lo mejor en mi opinión, la preciosa recreación de Viena principios S.XX, la envolvente música que compone Philip Glass, y los inmensos secundarios que dan vida al príncipe Leopold (Rufus Sewell) y al inspector de policía Uhl (Paul Giamatti), que sostienen en perfecto equilibrio la funambulista sesión.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Erase una vez en América

Uno de los momentos que más me impresionaron de N.Y. fue el de atravesar andando el puente de Brooklyn, es algo congénito en mí la fascinación que me producen los puentes, nunca puedo evitar atravesarlos cuando los encuentro en mi camino, supongo que porque me atrae encontrarme con lo que hay al otro lado, hasta tal extremo que si algún día me suicidara no dudaría demasiado a la hora de eligir la forma de hacerlo.
Cruzando a través del espejo del río Hudson, entre las filas de coches hormiga que se alinean perfectamente en ambas direcciones alguien tuvo la feliz idea de habilitar un paso elevado en medio para viandantes, compartido con los ciclistas que desfilan como balas perdidas por su propio carril, proporcionando unas vistas preciosas del skyline de Manhattan entre las telas de araña que sostienen el puente con trenzas metálicas.
Al otro extremo de Broadway con Chambers Street, donde se encuentran las famosas escaleras del Palacio de Justicia que salen en tantas pelis con esos periodistas esperando las declaraciones de los imputados o del teniente de policía que lleva la trama, empieza la aventura que desemboca en el barrio de Brooklyn, entonces solo queda descender por una calle que si no recuerdo mal se llama Dumbo Street y de repente girando a la izquierda y después a la derecha te encuentras con este rincón que a mí me desarmó de tal manera que casi mejor que me hubiera entregado a las autoridades cinéfilas antes de emocionarme como un pelele y revivir esta estupenda escena.

El tren atronaba por encima cada pocos minutos con un ruido ensordecedor, las cloacas vomitaban humo del submundo que vive bajo el asfalto de adoquines donde resonaban los cascos de los caballos y las ruedas de los carruajes de entonces y de las ruedas de los coches ahora, las escaleras de emergencia de los edificios colindantes, la vida sigue igual… me vino toda la peli a la memoria, para mí una de las mejores de la historia del cine, y también pensé que esta foto tenía que colgarla en el blog para dedicársela a la gente que se pasa por aquí y que con sus adoquines en forma de visitas o comentarios ayuda en la construcción de esta calle, como los inmigrantes del mundo sean holandeses, ingleses, chinos, hispanos, irlandeses o italianos cimentaron la grandeza de esta city. Los espacios permanecen, somos las personas que transitamos por ellos… las que cambiamos. Va por vosotros.-


miércoles, 11 de noviembre de 2009

X Anniversarivm

Con este título se publica el disco homenaje que sirve de celebración a los 10 años de Estopa, parece que fuera ayer cuando empezaban a sonar colándose por la raja de la falda de las superventas sin hacer ruido, por lo bajini, o en todo caso no más jaleo del que armaban las máquinas del taller de piezas de recambio para la Seat donde se ganaban las habichuelas manchando los monos de faena de grasa y pintándose las uñas de negro currela, esperando que silbara la sirena de salida para juntarse con los coleguillas en el parque, guitarra a cuestas, unas birritas, unos macaflys, las risas, las nenas, y la larga espera del finde que no llega…
Nadie les ha regalado nada, se lo han currado como pocos para llegar donde han llegado, con una propuesta musical que puede molarte o no, pero que está hecha a base de autenticidad y muchísimo respeto hacia su público potencial y hacia los sonidos que les inspiran. Nada les ha cambiado, siguen moviéndose por las calles donde crecieron y es relativamente fácil encontrárselos con los colegas de siempre tomándose unas cañas y unas bravas por cualquier rincón de Cornellà, doy fe porque el par de mozalbetes son de mi barrio y en el pueblo los conocen hasta las ratas, que aunque me haya mudao a la Big Pera sigo haciendo gala del orgullo local, ein?, gamberrillos que supieron administrar con coherencia las enseñanzas de la calle y no cometer los errores que tantos estragos hizo en su generación anterior.
Vale, han jubilado a sus padres que se levantaban a las 6 de la mañanica para servir carajillos a chorro en el bar que tenían, amor de hijos joder, ¿a quién no le molaría hacer esto con sus viejos?. David ha tenido un churumbel con su novia de siempre y parece que ha sentado la cabecilla, Jose sigue a su rollo introvertido componiendo desde la sombra esos temazos que se saca de la manga, tal para cual, se necesitan, se complementan, y paren mano a mano las canciones en el modesto estudio de grabación que tienen en los bajos de su casa, antes lo hacían en la habitación compartida del domicilio familiar, y después ensayan los arreglos puliendo sus aristas y ganando enteros con la pedazo de banda que les acompaña.
Que una trayectoria musical de tan solo una década merezca un homenaje en vida por parte de “gentuza” de la talla de Joan Manuel Serrat, Rosario, Joaquín Sabina, ElBicho, Ojos de Brujo, El canto del loco, Muchachito Bombo Infierno, Ana Belén, Los Chichos, Albert Plá, Macaco, Rosendo, Carlos Jean, Pereza y Chambao entre otros de los que colaboran en esta historieta, ya lo dice todo... Además la cajita con dos CD´S, viene acompañada de un comic muy chulo que ya he tenido la oportunidad de ojear (ver su página oficial www.estopa.com, donde hay cosas muy interesantes), un póster de su primer concert y una bandera estopera para que te la cuelgues en el rincón de la estancia de tu queli más canallita, con un par… de chinchetas).

Felicidades chavales, que os quiero un montón por todos los momentazos que me habéis hecho pasar en estos últimos años, y por ser como sois. Que vendáis un huevazo de copias y os jubiléis cuando os salga de los cojones.-

lunes, 9 de noviembre de 2009

N.Y. - God bless you


Intentando que el jet lag no me coja por las orejas y situándome de nuevo en mi espacio vital, vacío los bolsillos del pantalón de centavos que bailan sueltos entre billetes arrugados de 1$, y lleno los pulmones de la brisa nostálgica que sopla en mi ciudad con la intención de regenerar los alvéolos contradictorios y devolver al aparato respiratorio su pulsión habitual, lejos de los aromas imposibles, tan especiados como especiales, que te azotan la nariz en cada esquina de la gran manzana y volver a sentir de cerca la brisa salada del mar tranquilo, pequeñito oasis de calma moderada comparado con el salvaje océano de turbulencias urbanas que tose como perro estresado al otro lado del charco atlántico.
Álbum de sensaciones plagado de cromos que nunca se repiten y enmarcado en la incomparable isla de Manhattan, corazón que señala tus pasos one way con la puta prisa que tiene el verdugo por apurar la última voluntad del condenado a vivir; esta metrópolis que rezuma historia moderna por sus cuatro costados, cosida con los retales más esplendorosos de la cultura contemporánea, es el monstruo que hemos creado entre todos, auténtico mosaico de la condición humana y referencia que late al ritmo acompasado que marcan los designios del hipócrita American (Human) way of life.
Podría probar de pasar un afilado bisturí por el ojo que todo lo ve del observador aficionado para arrancarme unos jirones de vivencias e intentar describir lo que se siente pateando sus calles pero siempre me faltarán palabras para definir la irrepetible imagen que se te queda grabada en la retina; así que prefiero ir digiriendo poco a poco este bocado de realidad fascinante por miedo a atragantarme y vomitar esputos existenciales entre tanto contraste, así que ya iré dando la barra y encendiendo estrellas de neón con cualquiera de las múltiples sensaciones que me produjo esta city, para que nunca se apague su… belleza.
No se si volveré, solo se que nunca viviré allí y que jamás la olvidaré. Impresionante.-